Mundo loco: Neymar y las “primas éticas”

Dos años atrás los petrodólares cataríes propiciaron que el brasileño Neymar Jr. cambiara de hogar, desde Barcelona hasta la capital francesa, en lo que sigue siendo la mayor transacción de todos los tiempos en el fútbol. El traspaso al París Saint Germain pareció una auténtica locura financiera, una idea demostrada ahora por Football Leaks— cordialmente odiado por los principales clubes de fútbol no solo de Europa— que revela detalles sobre cuán disparatado es el contrato de la estrella brasileña. Ese contrato incluye una cláusula de hasta 375 000 euros mensuales como “prima ética”, siempre y cuando el jugador…acuda a aplaudir a los fanáticos al inicio y final de los partidos. En otras palabras, un fortísimo incentivo económico para que el futbolista muestra una máscara de empatía que, como no, ayuda a vender camisetas, entradas y le permite ampliar sus ya enormes ganancias publicitarias.

Football Leaks mostró que Neymar Jr. tiene al menos 30 acuerdos de patrocinio con diferentes marcas:

– Recibe 930 000 euros al año por ser imagen de Police, una marca de gafas

– Recibe 869 000 euros al año de las papas fritas Sabritas

– En su etapa en el Barcelona cobró hasta 550 000 euros por una sesión de publicidad con uno de los autos Toyota.

En el informe de Football Leaks aparece que el 100% de estos contratos es para el jugador, ya que el PSG no puede interferir en los acuerdos publicitarios individuales, porque no tiene derecho a patrocinar su imagen individual, ni siquiera cuando el brasileño muestre la camiseta del club francés.

¿Cuánto costo el traspaso de Neymar? Muchísimo más que los 222 millones de euros de la cláusula establecida por el Barcelona. El PSG pagó, además, 10,7 millones a cada uno de los agentes de Neymar (su padre y el israelí Pini Zahavi). A esto se añade que el club francés entregó 8,7 millones de euros al Santos brasileño, como “contribución solidaria” por la formación del futbolista, un porcentaje que establece la FIFA. Entonces, una simple cuenta matemática indica que el traspaso alcanzó la exorbitante cifra de ¡252 millones de euros! Esto sin contar el salario anual de 30 kilos netos que exigió Neymar y otro detalle muy “curioso”: el PSG paga los impuestos del brasileño…y de otras ocho estrellas del club, hasta totalizar 66 millones de euros al año. Doping financiero lo llaman y todavía la UEFA “sigue investigando” la ruptura del Fair Play económico; pero, ya sabemos, los petrodólares pueden comprarlo todo.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *