Yerisbel Miranda, un rápido adiós del Mundial femenino de ajedrez

Cuba quedó rápidamente sin representante en el Campeonato Mundial femenino de ajedrez, que se celebra en Khanty-Mansiysk, al caer la Maestra Internacional Yerisbel Miranda (2267) en las dos partidas ante la Gran Maestro georgiana Nana Dzagnidze (2516). Este era un resultado esperado, aunque de seguro no pocos pronosticamos una mayor resistencia de la pinareña, quien se vio superada de manera muy fácil en el primer cotejo.

Miranda condujo las blancas en la partida inicial y enfrentó una defensa Nimzoindia de Dzagnidze, ubicada en el lugar 11 del ranking inicial. Hasta el movimiento 14 hubo paridad, pero, entonces, la cubana optó por no enrocarse y ahí se desató la tormenta. Miranda falló en sus cálculos y tras tomar el peón en b6 fue presa de una fácil combinación (Txe2 y, luego, Dxd4). En inferioridad material y sin ninguna perspectiva en la posición, Miranda optó por rendir su rey en solo 23 jugadas.

Al día siguiente la partida fue más interesante. Esta vez Miranda fue la que propuso una Nimzoindia y las negras no salieron tan mal paradas de la apertura, pero tras el cambio de damas, en la jugada 25, las blancas quedaron con dos peones pasados, por las columna a y d que determinaron el curso del duelo. Tras desaparecer las torres del tablero, la georgiana maniobró sin complicaciones para imponer el valor de su superioridad en peones.

En los primeros matches del Mundial hubo pocas sorpresas y las grandes favoritas superaron, sin demasiados sustos, a sus rivales (Ju Wenjun, Anna Muzychuk, Mariya Muzychuk, Kateryna Lagno, Humpy Koneru, Alexandra Kosteniuk, Nino Batsiashvili, Zhao Xue, Valentina Gunina, Tan Zhongyi, Monika Socko, Jolanta Zawadzka, Aleksandra Goryachkina, Natalija Pogonina, Anna Ushenina y Bela Khotenashvili). La noticia más impactante fue el triunfo de Mobina Alinasab (2236) sobre la alemana Elisabeth Paehtz (2495).

La FIDE, con su nuevo presidente Arkady Dvorkovich, se ha propuesto revitalizar el ajedrez femenino y esto pasa, en primer lugar, por estructurar mejor el ciclo del Campeonato Mundial, con una idea similar a la de los hombres, es decir, eliminar el sistema KO (como el que se emplea ahora en Khanty-Mansiysk) y recurrir a un Torneo de Candidatas del que emerja la retadora de la campeona.

Vea además:

Descargue todas las partidas del Mundial femenino

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *