DAZN, el Netflix del deporte, ofrece a Canelo Álvarez el mayor contrato en la historia

La decisión de la televisora HBO de sacar de su parrilla de transmisiones los combates de boxeo, a partir de 2019, disparó las alarmas en no pocos promotores, que veían desaparecer su principal fuente de ingresos. Ante esto, Óscar de la Hoya y su Golden Boy Promotions se lanzaron a la búsqueda de nuevos espacios y encontraron un nicho interesante: la plataforma de streaming DAZN que acaba de ofrecer al mexicano Saúl “Canelo” Álvarez el mayor contrato en la historia del deporte, nada menos que 365 millones de dólares, por sus siguientes 11 peleas, en los próximos cinco años.

DAZN es llamado por no pocos el “Netflix del deporte”, aunque a su CEO, James Rushton, no le gusta esa comparación, porque la considera “injusta”, ya que su empresa transmite eventos en vivo, en lugar de contenido de archivo. De cualquier forma, “Netflix del deporte” resulta atractivo y ha ayudado a la plataforma a posicionarse muy bien, con apenas dos años de funcionamiento. DAZN está enfocada totalmente en el deporte. En 2016 comenzó a trabajar en Japón, Suiza, Alemania y Austria; en 2017 se expandió a Canadá; luego a Italia y a partir de septiembre de este año llegó a Estados Unidos. La inversión ha sido millonaria, porque los directivos compraron los derechos para transmitir en streaming la NBA, NHL, NFL, la Liga de Campeones de la UEFA, la Liga Premier, la Serie A italiana y la Bundesliga. Ahora la plataforma amplía su oferta de contenidos al boxeo.

Una de las principales fuentes de ingresos del boxeo era el “Pago-por-evento” (pay-per-view, en inglés); pero el modelo que propone DAZN probablemente resulte mucho más atractivo para las personas. El precio por presenciar a través de la TV tradicional una pelea de boxeo muy publicitada fácilmente superaba los 80 dólares, por ejemplo, el segundo duelo entre Canelo y el kazajo Gennady Golovkin, en Las Vegas, alcanzó casi los 85 dólares para verla en HD; sin embargo, DAZN ofrece membresía por 9,99 dólares al mes y con esto la persona tiene acceso a toda la parrilla de la plataforma. A Netflix le ha funcionado muy bien este sistema y DAZN parece ir por el mismo camino.

De acuerdo con Clarín, DAZN está disponible en calidad HD 1080p para computadoras, smartphones, tablets, set top boxes, televisores inteligentes y consolas de videojuegos. La aplicación de la plataforma puede emplearse en dispositivos móviles que tengan sistema operativo Android 4.4 o superior y en dispositivos con iOS a partir de la versión 8.0, incluyendo iPhone, iPod Touch y iPad. DAZN también está disponible en dispositivos conectados como Amazon Fire TV, Fire TV Stick y Android TV. El dinero detrás de DAZN proviene de Access Industries, que es propiedad del multimillonario petrolero ucraniano Leonard Blavatnik, quien también tiene inversiones en compañías tecnológicas como Snapchat, Square, Yelp, Alibaba y Spotify.

Canelo Álvarez es el boxeador del momento. Su victoria (con alta dosis de polémica) sobre GGG lo ha colocado en los titulares de los medios y el mexicano ya envió un nuevo reto a Floyd Mayweather Jr. ante quien perdió tiempo atrás. “Money” dice estar retirado (¿habrá revancha contra Pacquiao?), pero ya sabemos que ante la posibilidad de obtener una cifra de nueve dígitos, el pugilista no dudaría en salir de su club de striptease y ponerse nuevamente los guantes.

Por tanto, Canelo es un pugilista que atrae audiencias con sus peleas y eso es lo que necesita DAZN, que le ofreció al mexicano el mayor contrato en la historia para un deportista. Esos 365 millones, por cinco años, dejaron atrás el récord del pelotero Giancarlo Stanton, a quien los Marlins de Miami le ofrecieron 325 kilos, en 2014 y, luego, tras ser considerado el MVP de la Liga Nacional en 2017, fue cambiado a los Yankees.

Por tanto, las siguientes 11 peleas de Canelo se verán en DAZN. La primera de ellas ya está pactada, el próximo 15 de diciembre, ante Rocky Fielding, por el título mundial de la WBA en el peso súper medio.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *