Apareció el Messi-as y salvó a Argentina

Cuando más hacía falta, apareció Lionel Messi y, con su 44 hat-trick de por vida (el quinto con la selección albiceleste), aseguró que no tuviéramos un Mundial sin el mejor futbolista del planeta.

Antes de que arrancara la eliminatoria de Conmebol para la Copa Mundial de Rusia 2018 nadie en su sano juicio, ni siquiera los más acérrimos críticos del fútbol argentino—que no son pocos—se hubiera atrevido a pronosticar que, a falta de una jornada, la selección albiceleste estuviera fuera de los puestos de clasificación y del repechaje. ¿Qué pasó con ese equipo, tan lleno de talento y en el que juega el mejor futbolista del mundo, ese que maravilla con sus espectaculares goles en Barcelona? En Argentina se rasgaban las ropas y trataban de buscar a un “culpable”. Por eso echaron a Edgardo Bauza, por eso no se cansaron de criticar a Messi.

Hasta la historia parecía estar en contra de Argentina, en el juego decisivo. La última vez que una selección argentina superó a Ecuador, en Quito, fue 16 años atrás. Entonces Marcelo “el Loco” Bielsa se sentaba en el banquillo y Hernán Crespo y Juan Sebastián “la Brujita” Verón eran referentes en el ataque. Además, en el estadio “Atahualpa”, Argentina apenas había logrado un punto de nueve posibles en las eliminatorias de Conmebol. Rumbo a la Copa de Alemania 2006, bajo la conducción del ahora DT de Colombia, José Pékerman, la albiceleste cayó 2 por 0; luego, para el Mundial de Sudáfrica 2010, con Diego Armando Maradona como DT, Argentina volvió a ceder por el mismo marcador y solo cuatro años más tarde, cuando Alejandro Sabella era el DT, la albiceleste alcanzó un punto, tras igualar a un gol.

Las críticas en Argentina habían arreciado. La prensa mantuvo una posición en su mayoría destructiva y esto provocó la continuidad del inédito “voto de silencio” de los jugadores, que no ofrecían declaraciones a medios de ese país. Al pésimo estado de ánimo se sumaron las lesiones del Kun Agüero, que no entró en esta última convocatoria tras sufrir un accidente en un taxi, después de presenciar un concierto de Maluma y la de Fernando Gago, quien apenas jugó cuatro minutos frente a Perú, antes de romperse el ligamento de la rodilla.

A pesar de tantos elementos en contra, Argentina fue capaz de sobreponerse a sí misma y consiguió la victoria en Quito y, con ella, el boleto al Mundial de Rusia 2018.  Messi tuvo una noche muy inspirada. Ojalá ahora llegue la “reconciliación” entre los hinchas, la prensa y su selección.

columnadeportiva

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *