Mundo loco: Sobredosis Neymar

Terminó el culebrón de Neymar…y, después de tantos capítulos, no hubo sorpresas en el final. El millonario Nasser Al-Khelaifi abrió su billetera y obtuvo lo que deseaba, el protagonista será recibido como un héroe al pie de la torre Eiffel; mientras, en Cataluña, mucho lo ven ahora como un “villano”; además, sus antiguos compañeros de equipo publican mensajes lacrimógenos que concluyen con un “Te quiero mucho”.

Este culebrón me resultaba tremendamente aburrido, así que me alegro que haya concluido. Al final, creo que todos ganan. Neymar quería ser la súper estrella de un equipo, el más mimado, el que pateara los penales y lanzara los tiros libres. En el Barcelona de Lio Messi eso nunca iba a ocurrir. ¿Que al final de la temporada (no solo de esta) quizás solo añada a su historial el título de la Ligue 1 (la menos valorada entre las 5 grandes de Europa) y la Copa Francia? De seguro el brasileño podrá vivir con eso, sobre todo cuando su salario anual en el PSG será superior en más de 17 millones de euros al que recibía en Barcelona, lo que lo que convierte en el futbolista mejor pagado del mundo, por encima de Messi y Cristiano Ronaldo (nueve Balones de Oro combinados) y de Carlos Tévez.

Mientras, el Barcelona pierde al triplete ofensivo más dominante. Termina la MSN; pero…no se acaba el mundo. Ahora la cúpula directiva tiene 222 millones para gastar en fichajes. Veremos quiénes terminan vistiendo el uniforme blaugrana. No sería arriesgado afirmar que, con las contrataciones correctas, el equipo podría terminar siendo más completo. No escribo que será un “equipo mejor”, porque Neymar está en un momento impresionante, pero sí es cierto que su salida deja el dinero en caja para reforzar posiciones menos fuertes en el equipo que dirige Ernesto Valverde.

Y… ¿qué gana el PSG? El presidente quería dar un golpe sobre la mesa, y lo dio. Ahora supuestamente el equipo parisino entra en la lista de los favoritos a la Liga de Campeones (yo tengo mis dudas) y, de seguro, la tienda del PSG venderá miles de camisetas con el dorsal 10. No obstante, el multimillonario traspaso resulta absurdo. Es cierto que incluyen a uno de los tres mejores del mundo; pero… ¿a qué precio? Neymar recibirá 90 dólares por cada minuto de su vida durante los próximos cinco años, obtendrá 913 461 dólares a la semana, 3,9 millones al mes y 47,5 kilos al año. Todo un récord para un jugador talentoso, pero el fútbol, como sabemos, es un deporte colectivo. ¿Mi pronóstico? Añadirá nuevos carros a su colección, mejorará su jet privado; pero lo que no crecerá ostensiblemente es su total de títulos, but, hey, who cares?

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *