Aventuras extremas en el Valle del Jerte

El Valle del Jerte, en Extremadura, es famoso mundialmente por su célebre “Fiesta del Cerezo en Flor”. Cada año, en la segunda quincena de marzo, más de un millón y medio de árboles florecen al mismo tiempo y cubren el valle de un impresionante color blanco durante dos semanas. Pero este peculiar sitio de la geografía española es reconocido no solo por esa curiosa festividad, sino también por las formidables condiciones naturales que facilitan la realización de diferentes actividades multiaventura en el Jerte.

Dos cadenas montañosas rodean al Valle del Jerte: la Sierra de Tormantos, al sureste, y los montes de Traslasierra y sierra de Béjar, al noroeste. Allí está el punto más alto de la región, el Calvitero, que tiene una altura de 2405 metros y es uno de los preferidos por los amantes de la escalada.

Otro punto geográfico clave y que resulta muy atractivo en las excursiones para escolares en el Valle del Jerte es el caudaloso río Jerte, que discurre a lo largo de aproximadamente 70 kilómetros y que, al recibir las corrientes de gargantas como San Martín, Becedas, Papúos, Los Infiernos, Buitres, Honduras, Puria, Bonal, lo convierten en un sitio ideal para los que gustan del piragüismo.

Las diferentes opciones naturales existentes en el Valle del Jerte lo han posicionado como uno de los lugares favoritos para las excursiones de niños, de escuelas de toda España y que tienen así la posibilidad  de entrar en contacto directo con la naturaleza y completar diversas actividades multiaventura, entre las que sobresalen el descenso de barrancos, la espeleología (en el Valle existen varios pasadizos subterráneos), escalada y senderismo.

De las posibilidades de actividades multiaventura en el Valle del Jerte resalta el descenso de barrancos, ya que los niños pasan por cascadas de agua, rápeles, utilizan toboganes. Otra de las opciones más buscadas es el descenso en piraguas por el río. En este caso, los guías de la excursión llevan a los niños por un recorrido de 3 kilómetros en una parte del río Jerte en la que se combinan muy bien los rápidos y remansos.

Aquellos niños y jóvenes que quieran iniciarse en el piragüismo tienen la opción de aprender en una zona tranquila, conocida como Pantano, y este aprendizaje se produce en un entorno natural formidable, donde abundan las aves.

Los más intrépidos y que no temen a la oscuridad prefieren, entre la amplia gama de excusiones para escolares en el Valle del Jerte, introducirse en la red de pasadizos y galerías subterráneas que abundan en el sitio.

Para los que gustan de caminar, el Valle del Jerte tiene diferentes recorridos, en los que los niños, con la ayuda de guías, pueden practicar el senderismo y conocer, de primera mano, la riqueza medioambiental de este fabuloso sitio de la geografía española. En el Valle también es posible disfrutar de un Raid multiaventura, donde los niños, divididos en equipos, ponen a prueba su capacidad de orientación en el entorno natural.

Las diferentes opciones disponibles en el Valle del Jerte lo han convertido en uno de los sitios preferidos para la realización de excursiones escolares, no solo en Extremadura, sino en toda España. La belleza natural del lugar, sus montañas, túneles, flora y fauna resultan muy atractivos y un escenario ideal para que niños y jóvenes conozcan e interactúen con la Madre Tierra. Quizás esta sea la mejor manera de enseñarles a protegerla.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido