Cuba en los Juegos Panamericanos: primer recuento (1951-1991)

La gimnasta Lourdes Medina fue reina en dos Juegos (1987 y 1991)
La gimnasta Lourdes Medina fue reina en dos Juegos (1987 y 1991)

Cuba debutó en la primera edición de los Juegos Panamericanos, en 1951, en Buenos Aires, la capital argentina. La delegación cubana fue pequeña y solo compitió en once de los 18 deportes programados.
El mejor atleta en esa cita fue el velocista Rafael Fortún, condos títulos, en 100 y 200 metrosplanos,y una medalla de plata en el relevo de 4 x100 metros. A pesar de asistir con pocos atletas, Cuba finalizó en la tercera posición, solo antecedida por Argentina y Estados Unidos.

Cuatro años después, Ciudad de México acogió al evento. Cuba se presentó con una delegación más pequeña que la de Buenos Aires. La difícil situación económico-política y social que vivía nuestro país después del golpe de Estado de Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952, más la total despreocupación del gobierno por los deportes, provocaron quela delegación cumpliera su peor papel en la historia, con apenas una medalla de oro, seis de plata y seis de bronce. Este pobre total ubicó a Cuba en la novena posición.

Muchas cosas cambiaron después de enero de 1959; sin embargo, el apoyo del nuevo gobierno hacia el deporte todavía demoraría algunos años más en hacerse sentir. Por tanto, el desempeño de los cubanos en la tercera edición panamericana, celebrada en Chicago, también fue discreto.Con dos títulos, cuatro medallas de plata y cuatro de bronce, Cuba quedó en el octavo peldaño.

En los Panamericanos de Sao Paulo, en 1963, aunque Cuba siguió alejada de las primeras posiciones, se alcanzaron cuatro títulos, entre ellos uno del mejor deportista cubano de la década del sesenta: Enrique Figuerola. En la urbe brasileña también resaltó la segunda corona del béisbol, con un triunfo final ante Estados Unidos, gracias al buen picheo de Modesto Verdura y al oportuno bateo de Pedro Chávez y Miguel Cuevas.

Winnipeg, en 1967, organizó unos Juegos de mayor envergadura y los resultados cubanos mejoraron notablemente. El total de medallas casi se duplicó, en comparación con Sao Paulo y el país avanzó hasta la sexta posición en la tabla general de medallas.

Los sextos Juegos Panamericanos, celebrados en Cali, Colombia, en 1971, marcaron el despunte definitivo del deporte cubano. De los siete títulos obtenidos en Winnipeg, la delegación saltó hasta 31 y se ubicó en el segundo lugar, solo antecedida por Estados Unidos.

En la ciudad colombiana sobresalió el espectacular triple salto de Pedro Pérez Dueñas, quien impuso un récord mundial con 17,40 metros. Los peloteros recuperaron la corona perdida, con un convincente triunfo de forma invicta e inauguraron una etapa de total dominio que solo concluyó en Guadalajara, en 2011.

Después del gran salto dado en Cali, quedaba por ver si Cuba podía sostener el segundo lugar en el regreso de los Panamericanos a Ciudad de México, en 1975. La respuesta fue convincente: los cubanos no solo mantuvieron el segundo puesto, sino que aumentaron el total de títulos, por delante de Canadá que ocupó la tercera posición.

Uno de los deportistas más destacados de aquella cita fue el velocista Silvio Leonard quien protagonizó una espectacular carrera de 100 metros, donde se lesionó; pero, a pesar del dolor, se mantuvo en competencia y ganó, aunque al terminar cayó en un foso, lo que le impidió seguir en la competencia. Entre los deportes colectivos, brilló nuevamente el béisbol con labor perfecta, al igual que el voleibol en los dos sexos.

San Juan, la capital puertorriqueña, fue la sede de la octava edición de los Panamericanos, en 1979. Cuba volvió a ocupar la segunda posición en el continente, con un máximo histórico para aquel momento de 64 preseas doradas. En el atletismo sobresalió Leonard, con sus títulos en 100 y 200 metros; aunque la actuación más destacada por los cubanos la protagonizaron los gimnastas, liderados por Casimiro Suárez quien logró cuatro títulos.

Los Panamericanos regresaron al sur del continente cuando Caracas celebró la novena edición, en agosto de 1983. Allí el deporte cubano se consolidó en el segundo puesto, con 79 preseas doradas, otra vez muy por encima de su más cercano perseguidor, Canadá; aunque todavía lejos de Estados Unidos.
Individualmente destacó la jabalinista María Caridad Colón, quien alcanzó su segundo oro panamericano.

El boxeo tuvo su mejor desempeño histórico hasta ese momento con ocho coronas y las pesas también dominaron, aunque se produjo el incidente del dopaje detectado en los levantadores Daniel Núñez y Alberto Blanco. El béisbol extendió su cadena de triunfos consecutivos, al igual que el voleibol femenino.

Indianápolis fue la sede de los Panamericanos de 1987. En un ambiente hostil, con demasiadas interferencias políticas, la delegación cubana tuvo otro excelente papel, al mantener el ya histórico segundo puesto, ahora con 75 títulos.

Múltiples nombres resaltaron en aquella delegación, aunque especial destaque mereció el pesista Pablo Lara, porque ganó las tres doradas en su división. En el béisbol, en el partido final, ante Estados Unidos, el picheo de Omar Ajete y el bateo de Víctor Mesa fueron claves en el triunfo de la selección nacional.

En 1991 finalmente La Habana pudo acoger los Juegos Panamericanos. La capital cubanay Santiago, como subsede, fueran excelentes anfitriones. Ante su público, la delegación cubana se creció tanto que logró el primer lugar general, con 140 medallas de oro, diez por encima de su rival de siempre, Estados Unidos.

Los Panamericanos de 1991 tuvieron muchos héroes, entre ellos los pesistas que ganaron 29 oros de 30 posibles; también la gimnasta Lourdes Medina, nuevamente la reina de los Juegos. Tampoco podemos olvidar a Ana FideliaQuirot con su histórico doblete en los 400 y 800 metros, ni a los boxeadores con 11 títulos, ni al equipo de béisbol que apabulló a todos los contrarios, ni a las dos selecciones de voleibol que barrieron a Brasil en los partidos finales.

La última década del siglo XX comenzó con este impresionante triunfo de Cuba, en sus Panamericanos. Despuésllegó el Período Especial que también afectó notablemente al deporte. ¿Podría Cuba mantener su posición de liderazgo en las siguientes citas?

Publicado en Habana Radio