Pitchsmart o cómo evitar la temible cirugía Tommy John

José Fernández perdió casi toda la temporada tras someterse a la cirugía Tommy John
José Fernández perdió casi toda la temporada tras someterse a la cirugía Tommy John

La MLB presentó Pitch Smart, un sitio web con el que la organización pretende compartir consejos entre los más jóvenes peloteros para evitar las crecientes lesiones de los lanzadores.

En Pitch Smart se ofrecen “líneas generales” para el arte del pitcheo, se exponen los principales factores de riesgo en las lesiones, se analizan las características de la llamada “operación Tommy John” y, a través de vídeos, los expertos ofrecen sus criterios sobre cómo deben cuidarse el físico los lanzadores.

“Es nuestro mayor esfuerzo para la seguridad del brazo (de los lanzadores) y para reducir la incidencia de la cirugía Tommy John’, dijo Joe Torre, vicepresidente de MLB.

La cirugía Tommy John, que toma su nombre del primer pitcher que se sometió a ella, supone la reparación o sustitución de un ligamentos del codo y conlleva un tiempo de recuperación de al menos un año.

Más de 30 lanzadores de las Grandes Ligas y de las Menores se han sometido al mismo procedimiento, según los datos del periodista Jon Roegele. En 2012 se batió un récord con 69 en toda la temporada.

De acuerdo con la MLB, en los últimos tres años el número de pitchers operados ha crecido entre un 25 y 30 %. El aumento se explica también por la creencia de que la reparación es tan perfecta que el rendimiento posterior será mucho mejor.

La cirugía consiste en reemplazar el ligamento dañado por un tendón de otra parte del cuerpo o por el de un cadáver.

¿Causas de este aumento?

El número de lanzamientos es una posible causa, sobre todo para lanzadores jóvenes que, con menos de 20 años, han logrado un contrato en una franquicia a base de lanzar y lanzar para convencer a los scouts.

Otra causa identificada por los expertos es la potencia. El promedio de velocidad de la recta de gran parte de los operados sobrepasa las 94 millas por horas, y esos son brazos que aún están en evolución.

“Los chicos son cada vez más grandes y fuertes y los ligamentos no son capaces de soportar la presión del lanzamiento”, afirmó el pitcher de los Mets, Matt Harvey al diario The New Tork Times en mayo. “Es un movimiento antinatural lanzar algo a 95 o 100 millas por hora”, agregó.

“El béisbol es un juego seguro a todas las edades, pero las investigaciones han mostrado que lanzar mucho -sobre todo a una edad joven- puede aumentar el riesgo de lesiones en los pitchers”, asegura pitchsmart.org. ‘Creemos que este programa es un paso a largo plazo para que los lanzadores presentes y futuros no se lesionen a medida que progresan en todos los niveles del béisbol’, dijo Joe Torre.  (con información de AP)