Momentos imperdibles de los peloteros cubanos en la MLB

Un día inolvidable: cinco cubanos en el Juego de las Estrellas
Un día inolvidable: cinco cubanos en el Juego de las Estrellas

Los peloteros cubanos brillaron, quizás como nunca antes, en una temporada de la MLB. Ocho de ellos debutaron en la Gran Carpa y varios tuvieron resultados sobresalientes (toda la atención para José Dariel Abreu); mientras otros, ya con mayor experiencia, lograron consolidarse entre los más completos de sus posiciones (Aroldis Chapman como el mejor ejemplo). Este año, Cuba fue el tercer país con más jugadores en los rosters de las franquicias, con 19. La cifra constituyó un récord y superó el previo de 15, fijado en 2013.

Aquí les propongo algunos de los mejores momentos de los cubanos en la temporada 2014 de las Grandes Ligas:

– Cinco jugadores en el Juego de las Estrellas. El martes 15 de julio de 2014 fue histórico para el béisbol cubano, porque por primera vez cinco peloteros de Series Nacionales estuvieron en el Juego de las Estrellas, que acogió el Target Field, de Minnesota. Yasiel Puig entró en la alineación regular de la Nacional y compartió equipo con Aroldis Chapman; mientras, en el banco de la Americana estuvieron José Dariel Abreu (fue inexplicable para mí que optara por no participar en el Derby de Jonrones), Alexei Ramírez y Yoenis Céspedes.

– Segundo título de Yoenis Céspedes en el Derby de Jonrones del Juego de las Estrellas. En 2013, el granmense entró como invitado y brilló con sus batazos. Un año más tarde, su triunfo fue todavía más categórico y se convirtió en el segundo pelotero en la historia que gana dos Derbys consecutivos (el otro es nada menos que Ken Griffey Jr.)

– Récord de partidos consecutivos con al menos un ponche de Aroldis Chapman. El holguinero logró ponchar al menos a un bateador en 49 apariciones consecutivas.

– Grand slam de José Dariel “Pito” Abreu, el 25 de abril, en el final del noveno inning, que dejó en el campo a los Rays de Tampa. El fornido cienfueguero fue la gran sensación ofensiva de la Liga Americana. Los números de “Pito” lo convertirán, indudablemente, en el Mejor Novato de la Liga Americana. Sus 36 cuadrangulares representaron la segunda cuota más alta para un novato en la historia, solo superado por los 37 de Albert Pujols, en 2001.

– Tres triples de Yasiel Puig en un partido. El 26 de julio, Puig entró en la historia de los Dodgers, al disparar tres triples en un partido. El último jugador en la MLB que logró esta hazaña fue Denard Span, de los Mellizos, en 2010.

PARA EL OLVIDO

– La lesión de Aroldis Chapman. El veloz zurdo holguinero recibió un fortísimo golpe, en la frente, en un partido de la pre temporada. La operación fue compleja y las imágenes de Chapman, con el rostro lleno de puntos, lucían aterradoras; pero, afortunadamente, su recuperación fue rápida.

– La mordida que recibió Alex Guerrero. El tunero firmó un millonario contrato con los Dodgers; pero poco pudo hacer en el principal equipo. Durante un partido de AAA, el cubano recibió una mordida, en la oreja, de uno de sus equipos y en este acto salvaje perdió parte del cartílago. Vino la cirugía plástica y un prolongado alejamiento de los terrenos.

– El cambio de Yoenis Céspedes hacia los Medias Rojas de Boston. Después de ganar su segundo título en el Derby de jonrones, de seguro el granmense no esperaba que los Atléticos lo traspasaran a Boston. Los entonces líderes del Oeste de la Liga Americana querían reforzar su cuerpo de abridores, así que prefirieron el brazo zurdo de Jon Lester (por 3 meses, porque será agente libre) que el poder que aportaba Céspedes a la alineación. Si analizamos la caída en la ofensiva de los Atléticos (que los llevó a perder la división) y su posterior fracaso ante los Reales de Kansas City, en el juego de wild card, no es difícil determinar quién salió perdiendo del intercambio.

– Los pelotazos recibidos por Yasiel Puig. El cienfueguero tuvo una primera mitad de temporada muy buena, que lo convirtió en titular en el Juego de las Estrellas. El número 66 de los Dodgers estuvo entre los primeros bateadores de la Liga Nacional; pero en los últimos 50 desafíos su rendimiento descendió notablemente y terminó con menos de 300; además, en los playoffs se vio desconcentrado y el director Don Mattingly lo llevó al banco. Puig fue el blanco favorito de varios lanzadores. En varias ocasiones el cubano recibió pelotazos que, a todas luces, buscaban dañarlo. Como resultado, los bancos quedaron vacíos en diversas oportunidades.

OTROS MOMENTOS IMPERDIBLES

– El formidable debut de Odrisamer Despaigne, con los Padres de San Diego. El habanero tuvo altas y bajas (en una ocasión llevó un partido sin jits ni carreras, hasta el octavo inning, mientras en otros partidos no pasó del quinto capítulo). Esperemos que integre la rotación abridora de los Padres en 2015.

– El contrato de 72,5 millones de dólares que le ofrecieron los Medias Rojas de Boston a Rusney Castillo. El avileño, de 27 años, se convirtió en el pelotero cubano mejor pagado de la historia. Parece un contrato totalmente sobredimensionado; pero, al parecer, los directivos de la franquicia esperan que Castillo sea la gran figura del equipo en el próximo lustro.

– La excelente impresión que causó Jorge Soler, con los Cachorros de Chicago.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido