Lionel Messi, ¿no está en venta?

Los petrodólares, ya sabemos, parece que “pueden con todo”. Lionel Messi es el jugador icónico del Barcelona y sus goles ayudaron al club a convertirse en el mejor de la segunda década del siglo XXI. La directiva culé ha extendido y mejorado, una y otra vez, el contrato del argentino quien recibe, por la parte futbolística, cerca de 25 millones de euros anuales. Su cláusula de traspaso es absurda: 200 millones de euros; sin embargo, ni siquiera esa cifra ha detenido los intentos de los jeques árabes por obtener la “magia de la zurda” de la Pulga.

Por ejemplo, Sulaiman Al-Fahim, propietario del Manchester City, está dispuesto a pagar los 200 millones y de acuerdo con varios medios de comunicación, el multimillonario ya prepara el dinero del fichaje. Incluso, aseguran las mismas fuentes, el club inglés ya entró en contacto con el entorno del jugador, para hacerle saber sus intenciones, de primera mano. El PSG, controlado por el fondo Qatar Sport Investments, también mostró su interés por contratar a Messi.

¿Bluff publicitario para demostrar solvencia económica o un interés genuino por el ganador en cuatro ocasiones consecutivas del Balón de Oro? Quizás una combinación de ambos. El Barcelona (¿qué otra cosa podía esperarse, al menos por ahora?) declaró, a través de su presidente, José María, Bartomeu, que Messi no estaba en venta. “Es un jugador que ha nacido aquí, que debe estar en el Barça. Es un icono, un referente mundial que está con nosotros y ojalá que siga con nosotros hasta el final de su carrera. Por tanto, Messi no se vende”, sentenció; pero…

Los críticos del Barca han aprovechado el contexto para tratar de demostrar que la “Pulga” no pasa por su mejor momento con el club. Dicen que sus “compañeros le piden más entrega”, que “está disgustado porque la directiva no lo apoyó lo suficiente cuando recibió una acusación de la Hacienda española, por no declarar todos sus ingresos”, que “juega desmotivado”, etc, etc, etc. Puede que haya algo de todo esto; pero no me parece que, en un futuro cercano, cuando está tan cerca de romper varios récords, la “Pulga” se despida de los culés; aunque…200 millones…si realmente esa cifra apareciera sobre la mesa no me extrañaría que los directivos blaugranas, que, al parecer, saben mucho de los negocios, pero poco de fútbol, “mordieran” el anzuelo.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido