Magnus Carlsen, ¿un prodigio coronado?

Magnus Carlsen lo ha ganado casi todo en el ajedrez. Con solo 22 años cumplidos—el 30 de noviembre será su cumpleaños—, el prodigio noruego atesora una amplísima colección de títulos; aunque esta siempre lucirá incompleta hasta que no incorpore el triunfo más valorado: la corona mundial.

La espera de llamado “Mozart del ajedrez” podría terminar muy pronto; pero para esto deberá superar, en Chennai, a un fortísimo rival, un campeón mundial en cinco ocasiones consecutivas, Viswanathan Anand, de 44 años quien tratará de no defraudar a los millones de fanáticos indios que aspiran a que su ídolo mantenga el cetro.

El ya extenso recorrido de Carlsen por el “Reino de Caissa”, a pesar de su corta edad, ha sido impresionante. Comencemos por los récords, recogidos en la cobertura especializada preparada por el sitio ChessDom.com. El 26 de abril de 2004, con 13 años y 148 días, Carlsen se convirtió en el segundo Gran Maestro más joven de la historia, solo antecedido por Sergey Karjakin.

En noviembre de 2009, Carlsen superó oficialmente los 2800 puntos de coeficiente ELO, por lo que fue reconocido como el quinto jugador en la historia que pasó esta barrera. Poco después, el 1ro de enero de 2010, con 19 años y 32 días, el prodigio ascendió a la primera posición del ranking mundial y allí se ha mantenido.

Otro momento inolvidable en su trayectoria ocurrió en enero de 2013, cuando apareció en el listado de la FIDE con un ELO de 2861 puntos y, de esta manera, rompió la marca que pertenecía a Garry Kasparov—quien fue su entrenador durante algún tiempo—de 2851 puntos, impuesta en julio de 1999.

2013 comenzó de la mejor manera para Carlsen, con una nueva victoria en el Tata Steel, celebrado en Wijk aan Zee, uno de los cuatro Grand Slam del ajedrez. En total hizo 10 puntos de 13 posibles. Luego intervino en el que ha sido, hasta ahora, el evento más importante de su vida: el Torneo de Candidatos, en Londres.

Todos consideraron a Carlsen como el gran favorito para triunfar allí y retar a Anand; pero faltó poco para que no se cumpliera el pronóstico. El torneo en la capital británica se jugó a doble vuelta y hubo tensión hasta la última fecha. Carlsen y Vladimir Kramnik llegaron igualados en la cima, aunque el noruego tenía ventaja en el sistema de desempate, porque había obtenido más victorias que el ruso.

Para sorpresa de todos, Carlsen inclinó su rey ante Peter Svidler, así que Kramnik solo debía entablar frente a Vassily Ivanchuk; sin embargo, el ucraniano se interpuso en el camino e impidió que el ruso disputara otro match por la corona. De esta inusual forma, Carlsen se convirtió en el retador oficial de Anand.

Luego, en mayo, el noruego jugó un torneo en su país, de categoría 21 en la escala de la FIDE. Allí no pudo complacer a sus seguidores, porque concluyó en la segunda posición, con 5,5 puntos de 9 posibles, por detrás del ganador, Karjakin. Después, en junio, también terminó en la segunda plaza, en el Memorial Tal, donde fue superado por Boris Gelfand. Su última participación en un torneo ocurrió en la Copa Sinquefield, jugada en San Luis, Estados Unidos. Esta vez el prodigio no dejó lugar a las dudas y triunfó con 4,5 puntos en las seis partidas efectuadas.

Su ELO actual es de 2870 puntos, por lo que supera en casi 100 unidades a Anand, quien acumula 2775; aunque el duelo personal, desde 2005 hasta la actualidad, en partidas clásicas, favorece al campeón mundial: 6 a 3, con 20 tablas.

¿Podrá imponerse el prodigio noruego? Esta sería la mejor noticia para el ajedrez como negocio, a partir de lo que representa, en términos financieros, Magnus Carlsen; pero otros, no solo en la India, preferirían ver coronado nuevamente al Tigre de Madrás, como también llaman a Anand. Sería una de las mejores maneras de despedirse del “Reino de Caissa”, la diosa del ajedrez.

Publicado en CubaSí

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido