Desvaríos de Tim Tebow

¿Habrá dicho su última oración en la NFL?
¿Habrá dicho su última oración en la NFL?

El futuro parecía prometedor para Tim Tebow al llevar a los Denver Broncos a los playoff de la NFL, en 2011; sin embargo, después de eso, la carrera del mariscal de campo ha ido en picada.

Primero, los Broncos firmaron a Peyton Manning, así que no había lugar para Tebow; luego, su contratación con los New York Jets terminó en un fracaso y los medios sensacionalistas se centraron más en presentar “debates internos” entre Mark Sánchez y Tebow quien solo hizo 8 pases en 2012 y corrió en 32 ocasiones. Los Jets liberaron al versátil jugador después asegurar el contrato, en el draft, del mariscal Geno Smith.

Tebow estuvo seis semanas sin equipo. Nadie lucía interesado en los servicios de un hombre que ha demostrado poco con su brazo, pero que, por tierra, es capaz de desestabilizar alas defensivas rivales. Entonces, los New England Patriots quisieron “experimentar” y lo firmaron. Creo que pocos esperaban que Tebow ganara un puesto en la plantilla de 53 atletas, sobre todo porque Bill Belichick había jurado y perjurado que los Patriots jugarían con solo dos mariscales y esos lugares pertenecían a Tom Brady y Ryan Mallett.

Así que la historia de Tebow con los Patriots terminó sin sorpresas: en los 3 partidos de pretemporada apenas tuvo acción y  su rating de mariscal de campo fue de un pobrísimo 47.2, lanzó apenas dos pases touchdown, sufrió dos intercepciones y, en el último desafío, recibió cuatro capturas por parte de la línea defensiva de los New York Giants. Resultado: Tebow quedó fuera del equipo.

Ahora no pocos hablan y escriben sobre un final prematuro de la carrera del ganador del Trofeo Heisman en el fútbol americano colegial; pero me parece que todavía quedan posibilidades para volver a ver el Tebowing (neologismo para el acto de arrodillarse y orar después de completar una buena jugada). Tim Tebow todavía no ha dicho su última oración en la NFL.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido