Cuba, la peor Liga Mundial de su historia

El experimentado director Samuels tuvo su peor resultado al frente de la selección nacional
El experimentado director Samuels tuvo su peor resultado al frente de la selección nacional

La selección nacional cubana de voleibol terminó su participación en la  XXIV edición de la Liga Mundial de la misma forma en que comenzó: con una derrota en el Coliseo de la Ciudad Deportiva. Cinco semanas atrás, los reveses frente a Serbia mostraron las enormes deficiencias del equipo; aunque, en ese momento, quedaba abierta alguna esperanza de recuperación; sin embargo, los fracasos ante Irán terminaron por sepultar al sexteto en la última posición del grupo B, con un pobrísimo récord de un triunfo y nueve derrotas. Esta ha sido la peor actuación cubana en sus 23 participaciones en el torneo.

Mucho antes de que se produjera el primer saque en la Liga Mundial 2013, las expectativas por la participación cubana en el certamen habían disminuido, debido a la ausencia en la nómina de su principal jugador, Wilfredo León, quien solicitó la baja. Además, el sorteo colocó a Cuba en la agrupación más difícil, la B, junto al campeón olímpico, Rusia y equipos con una gran tradición, como Serbia e Italia.

No obstante, los cubanos habían conquistado la medalla de bronce en la pasada edición de la Liga y, aunque pocos esperaban que concluyeran entre las dos primeras posiciones y, por tanto, alcanzaran un boleto a la final en Argentina, sí parecía posible luchar por sobrepasar a Irán y Alemania.

En el debut, la selección nacional cayó en los dos partidos frente a Serbia, en ambas ocasiones 3 sets por 1. Era un mal inicio; pero, al menos, hubo cierta resistencia ante un rival superior. Entonces vino el periplo europeo y allí la selección mostró su peor rostro. La primera parada fue en Italia y en los dos desafíos el dominio de los locales resultó absoluto; aunque lo peor estaba por venir. Una semana más tarde, los cubanos viajaron a Alemania y en el partido inaugural quedaron en ridículo, al ceder de una manera aplastante.

Nunca antes un equipo nacional—ni siquiera en la época gris entre 2002 y 2004—había perdido seis partidos consecutivos. En el regreso a la Ciudad Deportiva, la debacle continuó frente a Rusia que triunfó en tres parciales. Al día siguiente se produjo una agradable sorpresa: la selección jugó muy inspirada, cometió menos errores y aprovechó, quizás, la subestimación de los monarcas olímpicos para obtener su primera y única victoria en la Liga.

Quedaba solo un rival más y la esperanza era derrotar en los dos partidos a Irán y acumular los puntos suficientes para abandonar la última posición. En el desafío inaugural, los cubanos tuvieron una cómoda ventaja de 2 sets por 0; sin embargo, cedieron toda la iniciativa y los iraníes, conducidos por un entrenador tan exitoso como Julio Velasco, levantaron su nivel, hasta vencer en el quinto parcial.

En la despedida, nuevamente el equipo tomó la delantera; pero los visitantes volvieron a remontar y alcanzaron la victoria, en cuatro sets. Así concluyó la participación cubana en la Liga, con un récord de 1 y 9, con apenas 4 puntos, el peor balance en su historia, porque deja atrás el 2 y 10 de la edición de 2002. La sexta plaza también tendrá consecuencias para la ubicación en la próxima Liga, ya que Cuba jugaría en el grupo C, en el que compiten los sextetos de menos posibilidades.

Los resultados fueron decepcionantes; aunque, quizás, todos coincidan con un criterio recurrente a lo largo de todo el siglo XXI: la selección nacional tiene a jugadores muy talentosos, desde el central David Fiel quien todavía no cumple los 20 años, hasta el atacador opuesto Yordan Bisset, de 19. No sería arriesgado predecir que, con un poco más de tiempo, el director Orlando Samuels volvería a tener en sus manos a un equipo muy competitivo; pero, como también sabemos, esto se ha escrito en múltiples ocasiones durante la pasada década y las salidas de voleibolistas hacia diferentes partes del mundo han roto con la continuidad del trabajo.

¿Cómo mejorar la calidad del voleibol cubano y aprovechar todo el talento formado en el país? Esta es la pregunta que deben responder, cuanto antes, las autoridades deportivas.

Publicado en Cubahora

5 comentarios sobre “Cuba, la peor Liga Mundial de su historia

  • el 9 Julio, 2013 a las 5:57 am
    Permalink

    Pésima actuación del equipo cubano, pensé que iba a ser mejor a pesar de las muchas ausencias, perder con irán los 2 partidos?? No lo creía, y menos cuando en el primer partido iba dos sets a 0. Ahora hay que ver eso que hablan de un repechaje, pero no solo eso, hay que ver quien se va de la selección, por mi cuenta solo faltan Cepeda y Keibel para que todo esté completo. Es una lástima, porque a cada rato recuerdo momentos gloriosos de nuestro volei, por ejemplo, aquella victoria sobre Serbia en el mundial de Roma de 2010, en semifinales, con un bloqueo de Camejo, o la gran victoria el año pasado sobre Brasil en la 2 etapa de la Liga. O se hace algo para rescatar a nuestros voleibolistas que se encuentran ” regados” por el mundo, o al menos, se cuidan a estos jóvenes talentos y así poder tener una selección para más de 5 años, todo cubano que ama el deporte, en especial el Voleibol, se debe sentir muy mal. Ojala y nuestros directivos sepan actuar, de una vez, de la manera correcta.

    • el 9 Julio, 2013 a las 4:30 pm
      Permalink

      Saludos Tomy! Creo que el pobrísimo papel del equipo nacional en la Liga Mundial 2013 podría ayudar a “desatar nudos”. La propuesta está sobre la mesa: aquellos jugadores que, por diferentes razones, no continuaron en la selección nacional y muestren su interés, podrán incorporarse. Ahora bien, esta es la idea más generalizada, pero tendría dos “puntos” negros: quedarían fuera los que abandonaron las delegaciones en medio de los torneos (en el caso del voleibol no son muchos) y la repartición de las ganancias por lo obtenido en los eventos. Hará falta mucha voluntad de todas las partes para resolver estos dos temas…

  • el 9 Julio, 2013 a las 9:16 am
    Permalink

    Hola Masjuan. Yo creo que está claro lo que deben hacer las autoridades deportivas y es tener la posibilidad de convocar a los cubanos que juegan en otras partes del mundo, pero no solo en el voleibol, también en otros deportes. ¿Que necesidad hay de estar sancionando a jugadores? si los muchachos quieren irse a jugar a otras ligas, pues que vayan, que tomen sus propias decisiones, que sean independientes, al final si no es así, pues salimos perdiendo todos, pierde Cuba y pierden los propios muchachos a los que se les frena su desarrollo, su carrera y sus ilusiones. Mira el ejemplo del jugador de futbol Osvaldo Alonso que se lo quiere llevar Estados Unidos, si el quiere jugar por Cuba, ¿que necesidad hay de llegar a esa situación?. El propio Roberlantdy Simón está dispuesto a jugar por Cuba, porque es cubano, porque quiere a su país y siempre para la mayoría de los deportistas es un orgullo representar a la tierra donde nació. El pelotero de las Grandes Ligas Raúl Ibañez que no nació en Cuba, siempre dice que es cubano y si lo llaman a jugar por Cuba seguro que lo hace de mil amores. El país está dando pasos positivos para integrarse en el concierto deportivo mundial, ya se ha contratado a jugadores que están en la liga mexicana de beisbol, pero no se puede controlar todo, hay que dejar que la gente decida por sí misma lo que quiere hacer con su carrera en el deporte. Todos ellos volveran a Cuba, gastaran dinero allí y eso es beneficioso para el país, que paguen sus impuestos como hace todo el mundo (en este caso lo pagarían los clubes donde jueguen a Cuba, me imagino) y todos salimos ganando. Cuba tiene que ser como los demás países en cuanto a sus deportistas, tenemos mucho talento fuera que nos puede representar, solo hay que preguntarles cuando llegue el momento de una competición y ya veran que la mayoría quiere hacerlo independientemente de las reglas que tengan en los lugares donde desempeñan su carrera. Ojalá que se reflexione sobre esto y no se demore más una decisión que tendrá que llegar más temprano que tarde. Un saludo

    • el 14 Julio, 2013 a las 7:33 pm
      Permalink

      Saludos Pandiame! La decisión no debería demorar, pero las noticias más recientes no son muy alentadoras. Por ejemplo, la preguntaron a los directivos del voleibol cubano sobre la posibilidad de llamar a la selección nacional a jugadores que no hubiera abandonado una delegación (quizás los casos más renombrados sean los de Osmany Juantorena, Robertlandy Simón y Maikel Sánchez) y la respuesta de Pedro Cabrera, director de Relaciones Internacionales y Comunicación del INDER, fue esta: “en algunos casos resulta imposible volver a incluirlos en equipos nacionales, pues sus abandonos ocurrieron poco tiempo antes de competencias fundamentales, lo cual afectó notablemente los resultados. Al profundizar en las consecuencias de estos actos, Cabrera citó como ejemplos máximos la no clasificación hacia los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y los dividendos obtenidos en la más reciente Liga Mundial. No obstante, el directivo reconoció que existen voleibolistas que no causaron tales perjuicios a la selección nacional, y con los cuales existe la posibilidad de establecer diálogos en el futuro.”
      Ver más: El voleibol en tiempos de análisis http://www.trabajadores.cu/20130712/el-voleibol-en-tiempos-de-analisis/

  • el 20 Julio, 2013 a las 10:59 am
    Permalink

    Hola Masjuan. Mira realmente los directivos del deporte y las autoridades con esa actitud que toman van sencillamente por el mal camino y tendran que cambiar porque en mi modesta opinión no tienen la razón. ¿Cuál es su actitud?, pues la del castigo, castigar a los que se fueron en medio de competencias. Ah! pero si esos muchachos hubieran tenido la posibilidad de jugar por otros clubes, de entrar y salir de su país sin problemas, ¿Hubieran abandonado el equipo? claro que no. Ahora Cuba negocia con el beisbol mexicano para que jueguen nuestros jugadores allí y seguramente obtienen un beneficio económico por esos contratos, ¿Por qué no se hace también en el voleibol y en otros deportes?. Simplemente se trata de cambiar la mentalidad y dejarnos de rencores y de castigos porque de lo contrario se le van a seguir yendo jugadores, entrenadores y hasta el gato que pasa por ahí, es así de triste la realidad. No podemos estar favoreciendo la integración en el profesionalismo en el beisbol y olvidarnos de los atletas de otros deportes porque no es de justicia, no está bien. Cuba sigue siendo una cantera enorme de deportistas, démosle la posibilidad de aportar al país divisas que servirían para cubrir los gastos de su formación y para preparar nuevas generaciones, que Cuba negocie con las Federaciones y clubes de esos países como representante de sus jugadores y se lleguen a acuerdos mutuamente ventajosos en los contratos, pero si es de sentido común. Un saludo

Comentarios cerrados.