Leinier supera a Domínguez en Grecia (VIII)

Leinier está jugando el mejor torneo de su vida
Leinier está jugando el mejor torneo de su vida

En 2006, el Gran Maestro Leinier Domínguez, entonces con 2655 puntos de coeficiente ELO, asombró al mundo del ajedrez tras ganar invicto el torneo Magistral Casino de Barcelona. En la capital catalana, el cubano triunfó en siete partidas—la última de ellas sobre Vassily Ivanchuk—y entabló las otras dos.

Esa actuación fue considerada, hasta ahora, la mejor en la carrera de Leinier. Después de lo ocurrido en las ocho rondas jugadas en la cuarta parada del Grand Prix, no parece arriesgado afirmar que Barcelona ha quedado atrás y en el libro de récords de Domínguez quedará guardado, en el lugar más especial, Salónica, Grecia, sede del certamen.

El peleado empate de Leinier contra el francés Etienne Bacrot (2725), en la séptima fecha, combinado con las nuevas victorias de Gata Kamsky—quien también ha tenido un torneo espectacular—y Fabiano Caruana dejaron al cubano en la tercera posición. Su rival de la octava ronda era uno de los más complicados: el ruso Alexander Morozevich (2760).

Con blancas, Leinier recurrió a su apertura favorita: la Ruy López. Morozevich rápidamente sacrificó un peón, en la casilla a4, para mantener su pareja de alfiles. En el movimiento 19, el cubano decidió devolver ese peón, esta vez en e6, con el objetivo de darle más movilidad a su fuerte pareja de caballos. Seis jugadas más tarde, la torre de Domínguez capturó el peón en e5 y, a partir de ese momento, la ventaja de las blancas fue más evidente.

De acuerdo con el sitio oficial del certamen, Leinier construyó una “bella secuencia que le permitió explotar las debilidades contra el rey negro. La combinación del poder de una dama centralizada, la torreo y el caballo fueron demasiado para Morozevich”.

Desesperado, el ruso entregó su dama, por la torre, en la jugada 35; sin embargo, ya era demasiado tarde, porque Leinier jugó muy preciso, hasta pasar el peón por c7. Esto fue todo lo que pudo aguantar Morozevich, quien inclinó su rey por segunda ocasión en el certamen.

La cuarta victoria del cubano—tercera sobre un jugador con un ELO superior a los 2700—le permitió añadir casi 6 puntos a su coeficiente, por lo que llegó a las ¡2745 unidades en vivo! y ascendió hasta el puesto 16 del ranking mundial. Ambos logros constituyen récords nacionales y demuestran cuán inspirado está Leinier. Los puntos obtenidos en Salónica no serán validados por la Federación internacional hasta su siguiente actualización del ranking, el primer día de julio; pero, de cualquier forma, el ELO en vivo suele ser muy exacto.

El anterior récord nacional de Leinier databa de octubre de 2012, cuando llegó hasta los 2734 puntos, gracias a su buena actuación en la Olimpiada de Estambul. Cuando solo quedan tres rondas para el final del Grand Prix, Domínguez está igualado en la segunda posición con Caruana, ambos con 5,5 unidades, media menos que el líder, el estadounidense Gata Kamsky.

La parte final del torneo en Salónica será complicada para Leinier, porque tendrá que enfrentar a tres rivales muy fuertes: Caruana (2774), el ruso Alexander Grishuk (2779) y el búlgaro Veselin Topalov (2793).

KAMSKY NO CEDE

Desde el primer día, cuando derrotó a Leinier, Kamsky ha demostrado estar en uno de los mejores momentos de su extensa carrera. En la octava ronda chocó contra su coterráneo, Hikaru Nakamura, y desde la apertura obtuvo una posición prometedora. No obstante, Nakamura volvió a defenderse bien; pero esta vez su rival sí encontró el camino ganador, por lo que Kamsky alcanzó su cuarta victoria del evento—ha añadido 22 unidades a su ELO—y mantuvo el liderato, ahora en solitario.

Caruana compartió la unidad con Grishuk, en una tensa partida, en la que el ruso logró un peón de ventaja; sin embargo, el italiano—de origen norteamericano—aguantó la presión. Ese fue el único duelo que concluyó igualado, pues en los otros tres hubo decisión.

El ucraniano Vassily Ivanchuk perdió por ¡quinta ocasión! en Salónica y, sin dudas, está muy afectado psicológicamente. El ruso Peter Svidler aprovechó ese mal momento de “Chucky” y lo derrotó en 45 movimientos de una Ruy López. La gran sorpresa de la jornada fue el revés de Topalov ante Bacrot, en 46 jugadas de otra Ruy López—fue el día de esa apertura, utilizada en cinco de los seis cotejos—; mientras, el uzbeco Rustam Kasimdzhanov jugó atinadamente el final con caballo de ventaja y venció a Ruslan Ponomariov, en 77 movimientos.

Tabla de posiciones:

1) Kamsky, 6 2) Caruana, 5.5; 3) Domínguez, 5.5; 4) Grishuk, 4.5; 5) Ponomariov, 4; 6) Kasimdzhanov, 4; 7) Bacrot, 3.5; 8) Topalov, 3.5; 9) Morozevich, 3.5; 10) Svidler, 3.5; 11) Nakamura, 3 y 12) Ivanchuk, 1,5

Vea además:
Descargar todas las partidas del evento [en .pgn]

Publicado en Cubahora

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido