Súper Bowl XLVII: claves para levantar el Trofeo Lombardi

superdome1
Los San Francisco 49ers parecen ser los grandes favoritos al Súper Bowl XLVII. La historia sin dudas los favorece; pero creo que una victoria de los Baltimore Ravens, en el último partido que jugará Ray Lewis, no debería ser valorada como una “sorpresa” en la NFL.

El duelo entre los Harbaugh le ha añadido un nuevo elemento curioso al Súper Bowl, porque nunca antes dos hermanos habían dirigido a los dos contendientes al Trofeo Lombardi. John, de 50 años, lidera a los Ravens, mientras Jim, de 49, comanda a San Francisco. La experiencia de John (con varias temporadas al frente de Baltimore) podría pesar más; pero la nómina de los 49ers luce muy completa.

La posición de mariscal de campo volverá a ser clave. Joe Flacco se consideró a sí mismo como “un mariscal de la elite” y estas declaraciones provocaron no pocas polémicas. “Demuéstralo”, exigieron sus críticos y Flacco respondió con el título de la división Norte y triunfos sobre equipos favoritos como Denver Broncos y New England Patriots. En estos playoff ha lanzado 8 TD, sin intercepciones. Después de estas actuaciones, ¿pertenece o no Flacco a la elite de la NFL?

Del otro lado del campo, la historia de los mariscales de San Francisco ha estado rodeada de muchísimas controversias. Alex Smith comenzó como titular y el equipo jugó bien, pero entonces vino una fuerte lesión y Jim Harbaugh no tuvo más remedio que recurrir a Colin Kaepernick, un joven mariscal con apenas un año en la NFL. Bajo la conducción del tatuado y muy atlético jugador, los 49ers lucieron mejor. Smith se recuperó de su golpe; sin embargo, en una decisión que en ese momento resultó muy criticada, Harbaugh optó por mantener a Kaepernick. Ahora todos reconocen que tomó el camino correcto y los números indican que es así. ¿Qué selección tiene más ventaja en esta posición? Me parece que la capacidad de Kaepernick de mover el balón y correr le otorga una ligerísima ventaja.

El punto más fuerte de Ravens y 49ers parece ser la defensa. En la discusión del título de la Conferencia Nacional, San Francisco permitió 24 puntos en la primera mitad, frente a los Atlanta Falcons. Esto, probablemente, no ocurra en el Súper Bowl. Luego, como sabemos, la línea defensiva de San Francisco, liderada por  Patrick Willis, finalmente encontró su ritmo y no permitió más puntos en el partido.

El Ray Lewis que jugará el Súper Bowl XLVII por supuesto que no es igual al que maravilló a todos en 2001; pero queda el liderazgo y la experiencia. En su último partido en la NFL, tras 17 temporadas, Lewis tratará de que la línea defensiva de los Ravens detenga los intentos de Kaepernick, Gore, Moss y compañía, de la misma forma en que minimizó al poderoso ataque de los Patriots.

Si nos guiáramos por las palabras de Randy Moss (“soy el mejor recibidor abierto de todos los tiempos…cambié el juego en la NFL”), la secundaria de Baltimore tendría que preocuparse por el veterano jugador; pero dudo que haya un “estudio extra” sobre el juego de Moss. Demasiado predecible, aunque todavía genial.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido