Las deudas del fútbol cubano

Después de la decorosa actuación del equipo nacional cubano de fútbol, sub-23, en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, de seguro no pocos esperaban un buen papel de esa selección en el torneo preolímpico de Nashville, en Estados Unidos; sin embargo, la dura realidad volvió a golpear y muy fuerte a los seguidores del más universal de los deportes en Cuba.

En Guadalajara, el equipo sub-23, dirigido por el granmense Alexander González, dejó una buena impresión, porque sufrió dos derrotas por la mínima frente a rivales muy superiores, como Argentina y Costa Rica. Además, igualó sin goles contra Brasil. El once fue eliminado en la primera fase; pero, al menos, quedó la esperanza del evento preolímpico, donde se disputarían dos plazas para la cita estival de Londres.

Cuatro meses más tarde, nueve de los 18 futbolistas que conformaron el equipo panamericano se unieron a un nuevo grupo de jugadores, ahora bajo la dirección de Raúl González Triana quien es el técnico de la selección principal del país. El objetivo era obtener uno de los dos boletos; aunque esto parecía muy complicado.

Las esperanzas cubanas no duraron mucho tiempo, tal vez apenas 17 minutos en el juego inaugural ante Estados Unidos, cuando Dairo Macías recibió la tarjeta roja por propinarle un codazo a un rival. Luego cayeron los goles, hasta un aplastante total de seis. Allí concluyeron los sueños; pero no las goleadas. Dos días después, El Salvador aumentó los temores sobre lo que podría ocurrir en las eliminatorias mundialistas, al triunfar por otro apabullante 4-0.

En la despedida algo cambió en el equipo, porque logró un gran empate contra los canadienses quienes habían derrotado, en la fecha previa, a los estadounidenses. El único gol de los cubanos lo marcó el delantero Maykel Reyes, en tiempo de descuento. Ese punto no significó nada en el torneo; sin embargo, la igualada mostró que es posible jugar de una mejor manera.

El siguiente reto del fútbol cubano será la eliminatoria de CONCACAF, rumbo al Mundial de Brasil. La selección nacional enfrentará a rivales superiores como Canadá, Honduras y Panamá; aunque hubiera sido peor terminar en otro grupo. Dos de los cuatro integrantes avanzarán a la hexagonal final, prevista en 2013 y el once cubano—nadie debería estar sorprendido—no aparece entre los favoritos para llegar a esa etapa.

Quizás lo más preocupante en las últimas actuaciones de las selecciones nacionales, en diversos eventos y categorías, haya sido comprobar que la distancia futbolística con los contrarios del área centroamericana y caribeña se ha multiplicado.

¿Por qué ha sucedido esto? Los problemas en el fútbol cubano han sido claramente identificados por los especialistas; sin embargo, las deficiencias siguen allí. Muchos alaban las cualidades físicas de los futbolistas nacionales, aunque también critican sus errores técnicos que, difícilmente, puedan superarse en un campeonato nacional que tiene un calendario irregular, se desarrolla en terrenos de poca calidad y, como espectáculo, no atrae al público.

Los cambios de técnicos no resolverían ningún problema, por lo que la salida de González Triana dudosamente vendría acompañada por una mejoría en los resultados del equipo. Los jugadores cubanos necesitan ampliar la cantidad de partidos que celebran en el año y esto lo lograrían—aunque los avances no serían inmediatos— si pudieran insertarse en torneos más exigentes. Ese parece ser el punto clave.
Treinta y dos años atrás un equipo cubano intervino en el fútbol de los Juegos olímpicos de Moscú. Anteriormente, en 1938, un once nacional, por invitación, jugó la Copa Mundial, en Francia. De seguro todos desearían que una de esas experiencias volviera a repetirse; pero la deuda es tan grande que pasarán varias décadas—con profundos cambios de por medio—antes de tener a una selección en un evento de primer nivel.

Publicado en CubaSí

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido

4 comentarios sobre “Las deudas del fútbol cubano

  • el 18 abril, 2012 a las 9:58 am
    Permalink

    Estimado amigo.como se suele decir en cuba cuando.hablamos de temas a nosotros interesantes y queremos aportar almenos un granito de arena.desde hace un tiempo trato de informarme de los resultados o sobre todo del mejoraminto tecnico,tactico y sobre todo en resultados del fùtbol cubano.yo resido en italia desde màs de 10 a.aqui tuve la posivilidad de formar parte de equipos de 1ra,2da,promo y ecc.categorias distantes de las serie d,c,b y a la principal como seguro sabes .te escribo esto porque en cuba jugue fùtbol.partesipe en un sub 20,milite en el clud sent de las far y represente a camaguey en campeonatos nacionales.demàs esta argumentar sobre la preparacin fisico atletica del deporte cubano.pero hasta que en cuba no comiensen .con un trabajo de cresimiente tecnico tactico como te escribi al inicio creo que sera dificil creser en campos estranjeros.Siempre que sean interesados.te pongo un ejemplo claro costa rica no nos ganava,venesuela,jamaica ecct . ahora no solo nos ganan juegan con sus suplentes.los titulares permanesen en sus repectivos campionatos en alemania ,esp,ital,holand,belg.ecct.para cuba creo que no seria tan dificil trabajar en este sentido con esp.pero el mejor modo es que los jugadores salgan y se nutran de esperienza pero continua no saliendo a jugar de tanto en tanto.espero al igual que tù y tantos cubanos màs ver nuestro equipo participar nuevamente en un mundial. siempre cubano salòmon. te saludo y te felicito por tù espacio. gracias

    • el 19 abril, 2012 a las 1:17 pm
      Permalink

      Saludos estimado Salomón…Muchas gracias por comentar en mi blog. Estamos de acuerdo en muchos puntos. La preparación física de los futbolistas cubanos (en general, de casi todos los atletas de nuestro país) es excelente. Ellos corren probablemente más que las estrellas, en el cuerpo a cuerpo podrían imponerse; sin embargo, les falta lo más importante: lo que ud. señala como “crecimiento técnico-táctico”…Borrar las décadas de desventaja del fútbol cubano no es nada fácil y creo que llegará el momento en que, poco a poco, los mejores jugadores puedan insertarse en las más diversas ligas. Casi parece un proceso inevitable si realmente queremos sobresalir (no digo llegar a un Mundial, porque esas son palabras mayores), pero al menos dejar una impresión más favorable en los diversos torneos. De cualquier forma, no es cuestión de magia, es decir, no se trata de insertarlos y esperar resultados en dos o tres años. ¿Cuántos países, con más tradición, en Latinoamérica y el Caribe tienen a sus atletas en las ligas y ni siquiera se acercan a un Mundial? El campeonato cubano 2011-2012 se encuentra en su fase semifinal; pero lamentablemente a pocos les interesa ese torneo. Por supuesto que los fanáticos del fútbol preferimos ver el Barca-Chelsea, en vivo, que no un partido entre Villa Clara y Camagüey; sin embargo, la falta de promoción desmotiva y no poco….

  • el 4 septiembre, 2012 a las 2:48 pm
    Permalink

    Saludos Todos deberiamos de pedir cambiar de sede donde juegue nuestra seleccion nacional. CUBA deberia de jugar en Zulueta, alli tienen el jugador numero 12, tienen buena cancha y sobre TODO LOS JUGADORES SE MOTIVAN, eso vale muchisimo. Hasta que eso no suceda que los jugadores sientan CUBA no tendra buenos resultados. En zulueta podemos sacar esos puntos importantes.

    • el 11 septiembre, 2012 a las 1:15 pm
      Permalink

      Saludos y gracias por comentar en mi blog…La idea de jugar en Zuluetas se ha planteado en otras ocasiones; pero realmente esa cancha (aunque probablemente esté en mejores condiciones que la del Pedro Marrero) no reúne los requisitos exigidos por la FIFA, sobre todo en la parte de los asientos para el público; además, está muy lejos de la capital y los visitantes protestarían…Creo que a muchos nos gustaría que se invirtiera más en esa cancha, pq la afición zulueteña es espectacular; aunque, como está el fútbol cubano en estos momentos, ni jugando en Wembley el equipo nacional sería capaz de derrotar a ningún rival del Caribe (ni soñar con Centroamérica o Sudamérica)…

Comentarios cerrados.