Holanda entró en la historia de la Copa Mundial de béisbol

Los holandeses celebran...razones tienen (foto tomada del sitio de la IBAF)
Los holandeses celebran...razones tienen (foto tomada del sitio de la IBAF)

Mejor tarde que nunca, dirían los holandeses, después de clasificar por primera vez en su historia a la discusión del título de la Copa Mundial de béisbol, gracias a su triunfo sobre…sí, efectivamente, sobre la “todopoderosa” selección cubana que parece destinada a no quedar nunca más invicta en un torneo internacional.

De acuerdo, la Copa Mundial, en su última versión, tiene escasa credibilidad y los partidos a siete innings son una burla a la centenaria tradición de la pelota; pero creo que nadie imaginó que, en un torneo de poca calidad, Cuba caería frente a una selección europea. Seguí el partido online y vi algunas imágenes a través de Roja Directa; aunque “cerré transmisiones” luego del segundo cuadrangular holandés ante los envíos de Miguel Alfredo González. No hubo tiempo para descontar y entre el abridor Orlando Yntema y el relevista Leon Boyd dejaron a los cubanos en una sola carrera y cinco indiscutibles.

La derrota de seguro encendió todavía más la polémica en los fanáticos cubanos. Ya nos hemos acostumbrado a perder; sin embargo, los reveses en el Clásico Mundial no duelen tanto como este fracaso ante un equipo supuestamente inferior. No es un secreto que muchos de los abridores en toda la Copa dominaron a la ofensiva cubana y solo con la entrada de los relevistas crecieron las ventajas del equipo; pero contra Holanda, en un juego de siete innings, esa “táctica” no funcionó. Solo Yuliesky Gourriel y Alfredo Despaigne conectaron dos imparables, el resto estuvo apagado y ni siquiera los cambios introducidos por el mentor Alfonso Urquiola funcionaron.

Ahora Holanda espera por el ganador del decisivo duelo Cuba vs. Canadá. La última Copa Mundial tendrá en la final a un equipo europeo. Increíble.

Vea además:
Box Score del partido Holanda 4- 1 Cuba

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido