Desquite cubano en Liga Mundial de voleibol, ¿cuestión de ajustes internos?

Un festejo más que justificado
Un festejo más que justificado

Quizás necesitaban un poco más de tiempo para adaptarse; tal vez la presión inicial le jugó una mala pasada al nuevamente renovado equipo cubano de voleibol masculino que derrotó, en su segunda presentación, a Corea del Sur y ahora tomará un largo vuelo para enfrentar a su némesis histórica: Italia, en el siguiente fin de semana de la Liga Mundial.

Los cubanos comenzaron el partido casi de la misma manera en que terminaron su decepcionante debut: con un revés por 21-25; pero a partir de segundo set el veterano Henry Bell, un hombre que apenas un mes atrás de seguro no imaginaba que sería titular, asumió el liderazgo ofensivo y consiguió 21 puntos, de 18 de ellos por ataque.

Todavía sigo sin comprender qué sucede con Wilfredo León. ¿No habrá entrenado lo suficiente? ¿O le estoy pidiendo demasiado a un muchacho de 17 años? Pudiera ser una combinación de las respuestas a ambas preguntas. Lo cierto fue que el capitán de la selección nacional tuvo un mejor día y obtuvo 16 puntos, incluidos los dos primeros por fuertes servicios que no pudieron recibir los surcoreanos.

Dividir contra Corea del Sur, un equipo al que históricamente Cuba ha dominado, tal vez no era la idea del director Orlando Samuels; pero no luce como un mal resultado, sobre todo si analizamos todo lo que ha rodeado a la selección cubana de voleibol en los últimos dos meses. Ahora el reto ante Italia promete ser más complicado. Otra división le daría más confianza a un sexteto que incluye a varios novatos en la Liga. Veremos cómo salen las cosas por Andria y Ancona, sedes de los dos desafíos.

Vea además:
Estadísticas del partido Cuba 3-1 Corea del Sur
Calendario del grupo D de la Liga Mundial de voleibol

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido