Renuncias a canastas mundialistas

Los españoles extrañarán las canastas de Gasol
Los españoles extrañarán las canastas de Gasol

Uno tras otro anunciaron su renuncia. Algunos ofrecieron explicaciones, desde la necesidad de descansar para la próxima temporada de la NBA, hasta la filmación de una película; mientras no pocos prefirieron el silencio como respuesta a los reclamos de fanáticos y especialistas quienes temen, con razón, que el desinterés de muchas de las principales estrellas del baloncesto por el Mundial de Turquía le reste credibilidad al torneo.

La prensa lo llamó “el equipo de la redención” y ciertamente la selección norteamericana, liderada por Kobe Bryant, fue superior a todos sus rivales en la cita estival de Beijing. El triunfo resultó muy importante porque les ofreció a los seguidores del baloncesto de la NBA lo que tanto esperaban: un título olímpico después de tanto tiempo de espera; sin embargo, ninguno de los doce hombres que obtuvieron la medalla dorada en la capital china estuvo dispuesto a participar en el Mundial turco.

Las cosas no le han funcionado a las selecciones estadounidenses en las pasadas ediciones de los Mundiales, pues desde el amplio éxito en Canadá, en 1994, cuando tuvieron al núcleo del equipo que luego ganó la corona en Atlanta, nunca más se han acercado al partido final. Dos preseas de bronce es todo lo que han alcanzado. Esa cadena de malas actuaciones pudiera continuar en Turquía.

Sin Kobe, LeBron James, Dwight Howard, Dwayne Wade, Carmelo Anthony, ¿son los estadounidenses los principales candidatos al título? A pesar de estas ausencias el entrenador Krzyzewski cuenta con excelentes jugadores, liderados por la gran revelación de la anterior campaña, Kevin Durant, junto a Derrick Rose y Chauncey Billups, entre otros. Si tomamos en cuenta que varios de los contrarios de mayor fuerza también sufrieron el desinterés de sus estrellas, entonces no resultaría muy arriesgado considerar al equipo norteamericano como el favorito.
Ya nadie debería asombrarse cuando los jugadores declaran que sus clubes los presionan para que ellos, en lugar de defender los colores de su país en un Mundial o, incluso, en una Olimpiada, se preparen para la siguiente temporada; pero muchos también se escudan detrás de las “presiones” para no unirse a sus equipos nacionales. Esto se ha criticado muchísimo; pero lamentablemente continúa sucediendo en casi todas las especialidades, quizás con la única excepción del fútbol, al menos para su Mundial, porque todavía se recuerda la demanda del Barcelona que buscó impedir la presencia en Beijing de Lio Messi.

El actual campeón mundial, España, de seguro extrañará a su enorme centro Pau Gasol. El jugador de Los Ángeles Lakers explicó que necesitaba descansar y que su club, con el que firmó una extensión de contrato, lo conminó a dejar de lado el torneo en Turquía. Paradójicamente, el mismo día que comenzó la preparación de los monarcas, Gasol inició la suya. Además, Pau comentará, desde Turquía, los partidos de su equipo para una cadena de televisión española. Por supuesto, cobrará por sus palabras y parece que a los Lakers no les molestó este tipo de descanso.

La lista de jugadores que optaron por darle la espalda al Mundial es inmensa. En Argentina tampoco estará Manu Ginobili; aunque los sudamericanos, sin dudas, aparecen entre los candidatos a la corona; mientras la situación de los franceses es peor, pues faltarán en su nómina hombres claves como Tony Parker, Joakim Noah y los lesionados Ronny Turiaf y Mickael Pietrus. Otro que no lo pensó dos veces para negar su asistencia fue el alemán Dirk Nowitzki, uno de los principales anotadores de la NBA; también dijeron “no” el ruso Andrei Kirilenko y el chino Yao Ming.

Una rápida revisión de diversos medios de comunicación permite apreciar con facilidad que las noticias con las ausencias y las explicaciones más o menos creíbles de los baloncestistas ocupan una gran cantidad de titulares; sin embargo, las críticas a sus actitudes apenas aparecen. Así que no debería sorprendernos que con la mayor tranquilidad del mundo LeBron hable de un verano “muy muy ocupado” por la filmación de una película, que Gasol diga que es “muy importante para sus compañeros de equipo tenerlo a su lado”, como comentarista tal vez le faltó agregar y que Nowitzki no asista “porque Alemania tiene pocas posibilidades”.

En Turquía se reunirán los 24 equipos más completos del mundo. Cuatro años atrás Pau Gasol lideró a los españoles a la conquista de su primera corona en la historia y si los ibéricos repitieran su éxito en Ankara completarían un brillante ciclo que los condujo a la plata olímpica en Beijing y al título en el Campeonato europeo, en 2009. Pudiera suceder que Serbia, con pocas ausencias, lograra la victoria final o que Argentina o Brasil se lucieran por Sudamérica. De cualquier forma, los éxitos vendrían acompañados por varios “si”, cargados con demasiadas dudas, ¿qué hubiera sucedido si Estados Unidos…? ¿Cómo habrían actuado los españoles si Gasol…? ¿Cuál hubiera sido el resultado de Francia si Parker y compañía…?

Publicado en Cubasí

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido

2 comentarios sobre “Renuncias a canastas mundialistas

  • el 11 agosto, 2010 a las 11:41 am
    Permalink

    Para mi no es el equipo favorito y lo que hicieron sus jugadores eso no es nada nuevo se ha hecho muchas veces,son reglas de cada pais y pensandolo bien si no deseo jugar por el motivo que sea por que tengo que hacerlo obligado,hay muchas normas si en los trials tu no clasificas aunque tengas el record
    mundial te quedas en casa a verlo por la television y
    pienso que es justo.

    • el 12 agosto, 2010 a las 4:38 am
      Permalink

      Saludos..Lo que ocurre con los trials de atletismo en Estados Unidos me parece muy bien; pero la forma “olímpica” en que las estrellas de la NBA le dan la espalda al Mundial realmente no le encuentro explicación. Claro que nadie debería jugar “obligado”, pero estamos hablando de un Mundial que se celebra cada 4 años, un torneo que Estados Unidos no gana hace 16, entonces, ¿no son razones suficientes para impulsar a las estrellas a defender los colores de su país y demostrar que son los mejores? Creo que sí son argumentos de peso, pero una vez parece que a estas estrellas sencillamente no les interesa nada de esto. Ha pasado tantas veces que aburre, pero de igual forma me parece una actitud más que criticable

Comentarios cerrados.