Kasparov volvió a ganar el duelo de las K

Dos reyes del ajedrez...solo uno, el de la izquierda, sonrió al final
Dos reyes del ajedrez...solo uno, el de la izquierda, sonrió al final

Los que esperábamos una revancha, con interesantes partidas y lucha hasta el final, quizás quedamos desilusionados: en Valencia, Garry Kasparov, el llamado “Ogro de Bakú”, demostró que no ha perdido su nivel de juego y no tuvo problemas para derrotar fácilmente a Anatoly Karpov por nueve puntos a tres, en un match que recordó al primer enfrentamiento entre ambos, ocurrido en 1984.

Aunque los organizadores hicieron todo lo posible por mostrar un regreso a la rivalidad de antaño: las dos K más famosas del ajedrez se alojaron en hoteles distantes e incluso subieron a la sala por elevadores diferentes, en realidad sobre el tablero hubo un claro y amplio ganador: Garry Kasparov.
Pocos días antes de que comenzara el esperado—y muy publicitado—match en Valencia, Kasparov llegó a los titulares de los medios cuando se hizo público que el “Ogro” llevaba seis meses entrenando a quien es considerado el mayor talento del ajedrez mundial: el prodigio noruego Magnus Carlsen. Por tanto, mientras algunos auguraban que Kasparov iba a estar fuera de forma por su alejamiento de la práctica cotidiana desde 2005, la verdad fue otra completamente distinta.

El match valenciano quedó pactado a 12 partidas, las cuatro primeras de “ajedrez rápido”, es decir, con 25 minutos para cada jugador y las últimas ocho en el formato “blitz”—del cual el cubano Leinier Domínguez es el vigente campeón mundial—, con apenas cinco minutos en el reloj, más dos segundos de bonificación por movimiento.

Desde el primer momento las cosas comenzaron bien para Kasparov. En el duelo inicial, Karpov abrió con el peón dama y el “Ogro” optó por la defensa Gruenfeld; sin embargo, el veterano Karpov, de 58 años, no supo manejar bien el tiempo y en una posición donde todavía existían oportunidades para ambos, decidió felicitar a su rival.

Pocos minutos más tarde, Kasparov, esta vez con blancas, se enfrentó a una defensa semi-Eslava y mostró su excelente poder imaginativo al entregar un caballo en la jugada 22. Gracias al sacrificio, pudo penetrar con su dama y su torre en el flanco rey de Karpov. La ventaja era muy evidente y el marcador quedó dos a cero.

El descanso le vino bien a Karpov, pues en la tercera partida escogió la misma variante con 3.g3 que no le dio los resultados esperados en el debut; pero ahora introdujo un cambio, llevó su caballo rey hasta c3 y pudo atacar de una manera más efectiva por el flanco dama, lo que le permitió derrotar a Kasparov.

No obstante, el “Ogro” se recuperó y lo hizo frente a la misma semi-Eslava que ya había vencido el día anterior. Tal vez Karpov, con negras, quiso probar fuerzas con una defensa que su rival vulneró menos de 24 horas antes.

Lo cierto fue que la estrategia no le funcionó a Karpov, porque Kasparov  aprovechó mejor la movilidad de sus piezas y obligó a su contrario a inclinar el rey, en una posición donde había ventaja, quizás no decisiva, para las blancas, solo que en el reloj de Karpov no quedaba tiempo.

Delante tres puntos por uno, Kasparov enfrentó el último día con más ánimo y probablemente confiado en su mejor preparación y menos edad, dos cualidades importantes para jugar ocho partidas “blitz” en menos de cuatro horas.

Un empecinado Karpov eligió por tercera vez la semi-Eslava y alcanzó una victoria que lo acercó a solo un punto, tres a dos. Luego vino un rápido empate en 17 movimientos. Hasta aquí el match marchaba cerrado y muchos pensaban que se mantendría así hasta el final; pero Karpov comenzó a dar muestras de agotamiento y muy pobre manejo del reloj y esto fue aprovechado por Kasparov.

En las siguientes cinco partidas, el “Ogro” aplastó a Karpov quien siguió aferrado a la semi-Eslava y con ella perdió en tres ocasiones, la última en un maratónico duelo de 96 movimientos, algo muy raro en el “blitz”.

Kasparov triunfó en el match con una cómoda diferencia de nueve puntos contra solo tres de Karpov. Como indican las cifras, el duelo de las dos K tuvo a un único rey. Ya está confirmado el próximo enfrentamiento entre ambos, previsto para diciembre, en París; pero, sin dudas, Karpov tendrá que prepararse mucho mejor si realmente quiere plantearle un serio desafío al “Ogro de Bakú” que, una vez más, tal y como ha sucedido en los matches desde 1985, volvió a sonreír.

Publicado en Cubahora
Vea además:

Las dos K, otra vez frente a frente
Descargue aquí las partidas rápidas
Descargue aquí las partidas blitz

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido

Un comentario sobre “Kasparov volvió a ganar el duelo de las K

  • el 26 septiembre, 2010 a las 1:18 am
    Permalink

    saludos desde pequeno siento una gran admiracion por karpov pero eso no me hase tonto y mucho menos ciego mis respetos para kasparov que fue es y sera el mejor del mundo chao.

Comentarios cerrados.