Mundo loco: Strasburg y Cole, récords millonarios en Grandes Ligas

En agosto de 2008, Stephen Strasburg, un joven prospecto de 20 años, fue el lanzador abridor de Estados Unidos, en el duelo semifinal de los Juegos Olímpicos de Beijing, ante Cuba. El codo de Strasburg no había pasado por la cirugía Tommy John, así que sus rectas se acercaban a las 100 millas.

Aquella tarde de agosto, Strasburg no estuvo bien y en cuatro innings permitió tres carreras, incluido un jonrón de Alfredo Despaigne, por el jardín central. Cuba ganó el partido y obtuvo el pase a la final, frente a Corea del Sur, en lo que fue el último partido del béisbol olímpico…hasta Tokio 2020.

Muchas cosas cambiaron para Strasburg después de esos Juegos Olímpicos. Su historia en la siguiente década podría servir para un guión de Hollywood: número 1 del draft, brazo quebrado que lo llevó al quirófano para la cada vez más habitual operación Tommy John, regreso triunfal, campeón y MVP de la Serie Mundial 2019.

Con 31 años, Strasburg decidió salir del contrato que tenía con los Nacionales y «dejó sobre la mesa» 100 millones de dólares garantizados para «probar la agencia libre». La estrategia le salió muy bien, porque la gerencia de Washington abrió en grande la billetera para ofrecerle al derecho 245 millones de dólares, por siete años.

Este contrato fue récord en Grandes Ligas para un lanzador abridor…por 24 horas.

GERRIT COLE PERDERÁ SU MELENA…POR 324 MILLONES DE RAZONES

Gerrit Cole puede ser considerado el lanzador más dominante en Grandes Ligas. No ganó el Cy Young de la Liga Americana, porque los periodistas con poder de voto prefirieron a Justin Verlander; pero lo cierto es que Cole fue imbateable a lo largo del año y lo reafirmó en los playoff.

Un día después de que concluyera la Serie Mundial, con la sorpresiva victoria de los Nacionales sobre los Astros, Cole se convirtió en agente libre. De inmediato comenzaron las especulaciones sobre su próximo destino. Angels y Yankees parecían los más serios candidatos y para todos quedaba claro que su contrato sobrepasaría al de David Price, pero probablemente nadie vaticinó que la cifra fuera tan absurdamente elevada.

En su afán por conquistar otro título de Serie Mundial (llevan una década sin ni siquiera jugar en el Clásico de Otoño), los Yankees le otorgaron a Cole la mayor cifra de todos los tiempos para un lanzador: un pacto de 324 millones de dólares por nueve años, con la opción de salir al mercado después del quinto año. De esta forma, Cole tendrá que cortarse el pelo, por el código de vestimenta que sigue imperando en los Yankees. Tiene millones de razones para cumplir con esta exigencia.

Con Cole en el staff, los Yankees podrían tener la mejor rotación abridora de las Mayores (Severino, Tanaka, Paxton), un cuerpo de relevistas muy completo (Ottavino, Britton y Chapman) y una ofensiva que impuso récords en 2019. Todo o nada para Aaron Boone. GetLinko

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *