Aroldis Chapman, la presión millonaria de una recta

Ni siquiera después de ver la expresión en el rostro de Aroldis Chapman, con una sonrisa medio incrédula, mientras José Altuve recorría las bases tras agarrar una slider del cubano y eliminar a los Yankees de Nueva York en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, pensé que los días del “Misil” en el Bronx estaban contados.

Tres años atrás, Aroldis Chapman firmó con los Yankees el que todavía es el mayor contrato en la historia para un lanzador relevista: 86 millones de dólares por cinco años. Después de tres campañas, el holguinero tenía la posibilidad de salirse del acuerdo y convertirse en agente libre. Sobre la mesa dejaría 30 millones garantizados por las siguientes dos campañas; pero creía tener opciones de lograr un mejor contrato, en el Gran Manzana o en cualquier otra parte.

La idea de la agencia libre, después de no aceptar la oferta calificada (17,8 millones) que darían los Yankees, no parecía la mejor opción, sobre todo si se toma en cuenta que el antecedente era el de Craig Kimbrel. Tras ganar la Serie Mundial en 2018, este cerrador estuvo gran parte de la temporada en espera de un equipo, hasta que los Cachorros de Chicago decidieron firmarlo.

Los Yankees tienen profundidad en el cuerpo de relevistas. La salida a la agencia libre de Dellin Betances no es que vaya a provocar un infarto allí, pero ciertamente no les convenía perder a Aroldis Chapman. El cubano ya no sobrepasa con la misma frecuencia las 100 millas en su recta, pero ha perfeccionado su slider y sus números en 2019 fueron buenos: lanzó 57 innings (la mayor cantidad en tres años), su PCL fue de 2,21, su WHIP de 1,105 y tuvo una tasa de 13,4 ponches por cada nueve innings; además, salvó 37 partidos, la séptima ocasión en las últimas ocho campañas en que ha superado la barrera de los 30 salvamentos. Si quitáramos el jonrón de Altuve, no habría nada que reprocharle en el año. No es que casualidad que haya sido elegido como el mejor Relevista de la Liga Americana.

Por tanto, como las dos partes sabían que tenían más que perder que ganar, pues Magnus Sports, la agencia que representa a Chapman, propiedad de Marc Anthony, y los Yankees llegaron a un acuerdo: agregaron un año más al contrato, por 18 millones y mantuvieron los 30 millones por 2020 y 2021. Matemática simple: los Mulos de Manhattan pagarán al mejor cerrador de Grandes Ligas 104 millones por seis años.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *