Playoffs NBA: ganadores y perdedores de una temporada de récords

La temporada 2018-19 de la NBA llega a su momento más esperado: los playoff. Por primera vez en 14 años no habrá un equipo en el que juegue LeBron James luchando por el trofeo Larry O´Brien; pero las rencillas de los Lakers, una franquicia a la deriva, poco importan ahora, ya que todas las miradas estarán puestas en Oakland, porque los Warriors de Golden State buscarán (y son los grandes favoritos) ganar su tercer título de NBA de manera consecutiva.

¿Podrá el equipo que dirige Steve Kerr, conformado por cinco titulares All Star lograr el three-peat? Me lanzo a la piscina: rotundamente sí. No será fácil ganar el Oeste; pero una vez que logren esto, Curry-Durant-Thompson-Green-Cousins pasarán por encima de cualquier equipo que represente al Este.

Mis pronósticos de la primera fase de los playoff

CONFERENCIA DEL ESTE

(1) MILWAUKEE BUCKS vs. (8) DETROIT PISTONS

Bucks fue el mejor equipo del Este, pero el equipo parece un hospital con tantas lesionados (Nikola Mirotic, Pau Gasol y Malcolm Brogdon). De cualquier forma, Milwaukee pasará en cinco juegos por encima de los Pistons.

(2) TORONTO RAPTORS vs. (7) ORLANDO MAGIC

Raptors es mi equipo favorito para llegar a las Finales de la NBA por el Este. Los Magic terminaron muy bien la temporada regular, pero no creo que tengan opciones de llegar al sexto juego contra Toronto.

(3) PHILADELPHIA 76ERS vs. (6) BROOKLYN NETS

Si Joel Embiid puede recuperarse de sus molestias en la rodilla, no habrá problemas para los Sixers. De lo contrario, no me extrañaría que la serie se extendiera a seis desafíos.

(4) BOSTON CELTICS vs. (5) INDIANA PACERS

Por mucho el duelo más cerrado e interesante del Este. Celtics fue demasiado intermitente a lo largo de 82 partidos y los Pacers llegaron a la postemporada sin su principal estrella (Oladipo). Celtics en siete.

 CONFERENCIA DEL OESTE

(1) GOLDEN STATE WARRIORS vs. (8) LA CLIPPERS

Si los Warriors entran desde el inicio en su “modo playoff” barrerán a los Clippers, un equipo que puede considerarse satisfecho al llegar a la postemporada tras reestructurar gran parte de su alineación.

(2) DENVER NUGGETS vs. (7) SAN ANTONIO SPURS

Aquí iré contra la corriente principal. La mayoría considera que Nuggets, un equipo que estuvo peleando hasta el final por el mejor récord del Oeste, no tendrá problemas para superar a los Spurs; pero creo que la historia será al revés: en su viaje número 22 de manera consecutiva a los playoff, San Antonio vencerá a Denver en seis partidos.

(3) PORTLAND TRAIL BLAZERS vs. (6) OKLAHOMA CITY THUNDER

Los dos equipos terminaron muy bien la temporada regular; pero creo que la experiencia de Westbrook y George pesará más. Thunder en seis.

(4) HOUSTON ROCKETS vs. (5) UTAH JAZZ

El año pasado, los Rockets ganaron en cinco partidos. Ahora no me extrañaría que volviera a repetirse el mismo resultado.

Ganadores y perdedores de la temporada regular de la NBA

AS publicó una selección de ganadores y perdedores de la temporada 2018-19 y aquí comparto las historias con las que estoy de acuerdo.

PERDEDORES

LeBron James

Su racha de récords quedó rota: trece años seguidos en playoffs y ocho sin faltar a las Finales. También terminó su cadena de 14 temporadas con al menos un premio de Jugador del Mes y uno de Jugador de la Semana, 13 en el top 5 de la votación por el MVP, 11 en el Mejor Quinteto. Este ha sido el año de la lesión más seria de su carrera, un problema en la ingle que tronchó la temporada de los Lakers, 6-11 en los partidos que se perdió entre el 25 de diciembre (los Lakers eran cuartos del Oeste) y el 31 de enero. Y acaba con números excelentes (27,4 puntos, 8,5 rebotes y 8,3 asistencias) pero la sensación de que la lesión fue mucho más grave de lo que se dijo (volvió lejos de su mejor nivel físico) y de que, camino de los 35 años, esta ha sido la temporada en la que ha empezado a ceder el trono de la liga.

LOS ANGELES LAKERS

Los Lakers siguen sumidos en un caos. La temporada inicial de James fue para el olvido; ofrecieron hasta el cielo a los Pelicans por Anthony Davis y fracasaron y, ahora, se quedaron sin presidente, ante la renuncia de Magic Johnson. Los agentes libres más atractivos parecen lejos, no hay certezas con respecto a los despachos ni al banquillo (¿regresará Luke Walton?) y el verano se presenta muy peligroso para una franquicia en apuros históricos y sin margen de error.

CARMELO ANTHONY

Su adiós a la NBA fue lamentable: tras un año nefasto en los Thunder, se fue a unos Rockets que tuvieron un comienzo de año horrible y recuperaron su mejor tono después, ya sin él. En Texas jugó 10 partidos, bajó sus medias a 13,4 puntos sin llegar al 33% en triples y con apenas 0,5 asistencias por noche, y fue traspasado a Chicago Bulls el 22 de enero y cortado una semana después. Desde entonces, ni siquiera ha habido grandes rumores que hayan mantenido su nombre en primera línea.

PAT RILEY

Miami Heat es un equipo con uno de los mejores entrenadores de la NBA (Spoelstra) y una notable clase media pero que no despunta porque faltan las estrellas, hasta hace no mucho signo de identidad de la franquicia y ahora un objetivo cada vez más esquivo. Desde que se fue LeBron, tres ausencias de playoffs en cinco años y la sensación de que el proyecto se ha estancado. Pat Riley, que durante casi toda su carrera fue convirtiendo en oro todo lo que tocaba, parece con cada vez menos respuestas en una franquicia que tiene el mercado, el glamour, una óptima cultura deportiva, pero que se está quedando en la nada del Este.

ANTHONY DAVIS

Esta fue una temporada perdida para Anthony Davis, que solo ha jugado 56 partidos y que ha pasado en la intrascendencia (después del excelente final de curso de los Pelicans la temporada pasada) un año que debería haber sido de plenitud para él (tiene 26). Es lógico que quiera salir de los Pelicans, pero las formas condujeron, con una actitud demasiado agresiva de Rich Paul, mano derecha de LeBron, a uno de los culebrones más feos de los últimos años en la NBA. Quiso ir a los Lakers, pero los Pelicans parecen más inclinados a traspasarle a los Celtics. Todo al revés para un jugador que, en cualquier caso, en los próximos meses iniciará etapa después de un final muy feo en Nueva Orleans.

GANADORES

GIANNIS ANTETOKOUNMPO

Es el nuevo rey del Este: 27,7 puntos, 12,5 rebotes, 5,9 asistencias, 1,3 robos, 1,5 tapones, casi un 58% en tiros de campo.  No será MVP por la bestialidad de James Harden. Los Bucks han formado un equipo muy especial en torno a un jugador muy especial y no solo miran futuro con optimismo: son candidatos al anillo.

PAUL GEORGE

Decidió renunciar a su L.A. natal y a los Lakers en los que parecía destinado a jugar y vincularse con los Thunder a largo plazo. Y eso después de un año que acabó muy mal, con una feísima eliminación en primera ronda ante los Jazz. George confió en su instinto, en el proyecto de Sam Presti, en su amistad con Westbrook y en la comodidad inesperada que había encontrado en OKC, donde la vida es tan distinta a la California con la que soñaba cuando estaba en los Pacers. Ha terminado la temporada con 28 puntos, 8,2 rebotes, 4,1 asistencias y 2,2 robos de media, y solo unos problemas de hombro le han sacado a última hora de colocar su nombre entre los aspirantes al MVP y al premio de Mejor Defensor.

MASAI UJIRI

Los Raptors ganaron 59 partidos la temporada pasada, la mejor cifra de la historia de la franquicia, fueron el mejor equipo del Este… y se llevaron un 0-4 en playoffs ante unos Cavaliers que venían bajo mínimo tras escapar de milagro de los Pacers. Los mismo Cavs que les habían derrotado las dos temporada anteriores y que dejaron en estado de depresión a una franquicia a la que Masai Ujiri, su presidente, sacó de la melancolía a base de movimientos muy ambiciosos y muy arriesgados. Prescindio de Dwane Casey, que había sido nombrado Entrenador del Año, para buscar aire fresco en la figura de Nick Nurse. Y traspasó a DeMar DeRozan, el buque insignia de la franquicia y un jugador absolutamente comprometido con ella y muy querido en Toronto, a cambio de un año de alquiler de Kawhi Leonard, que venía sin ninguna certeza ni en lo físico ni en lo espiritual tras jugar al gato y al ratón durante meses con los Spurs. Por ahora, la cosa ha salido de maravilla: los Raptors han ganado 58 partidos y llegan con espíritu renovado a unos playoffs en los que Kawhi tiene que marcar las diferencias que no logró marcar DeRozan.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *