El imperio Nike se expande a Grandes Ligas

El swoosh, quizás uno de los símbolos comerciales más conocidos del mundo, llegará a los uniformes de los equipos de Grandes Ligas a partir de la temporada 2020. Nike volvió a abrir en grande la billetera para garantizar, como antes hizo con la NFL y la NBA, su control sobre un mercado que continúa creciendo.

Las cifras del acuerdo de 10 años entre MLB, Nike y Fanatics no fueron reveladas, pero es probable que se acerquen a los mil millones de dólares que ofreció Nike a la NBA para diseñar sus uniformes por la siguiente década. El cambio visual en la mejor liga de baloncesto del mundo ha sido enorme y probablemente MLB aspire a lo mismo.

Hasta que concluya la campaña 2019, los uniformes de Grandes Ligas seguirán mostrando, en la manga, el logo de Majestic Athletic quien ha sido el suministrador oficial de la vestimenta desde 2005, aunque su relación con el béisbol data de 1982. Nike no quiso la manga, sino que, al igual que sucedió con la NBA, exigió una posición mucho más visible, es decir, el frente de la camisa.

Como parte del acuerdo, Fanatics se encargará de producir y distribuir versiones aprobadas de los uniformes diseñados por Nike, así como ropa de entrenamiento, en diferentes tiendas online, entre ellas la oficial de MLB.

En un contexto de mayor lucha por el control del lucrativo mercado deportivo, donde la batalla ya no se centra solo entre Nike y Adidas, sino que Under Armour también se ha sumado al duelo, la mayor apuesta de Nike por el béisbol no es casual. En 2016 Under Armour llegó a un acuerdo con MLB, pero luego la firma se retractó y esto abrió el camino de entrada al swoosh. La multinacional patrocina a más de 500 peloteros, de Ligas Menores y Grandes Ligas. Entre los nombres que reciben millones anuales por publicitar productos de Nike aparecen varias de las figuras más seguidas en la actualidad, como Mike Trout, Giancarlo Stanton, George Springer, Jose Ramirez, Max Scherzer, Jacob deGrom, Javier Báez y Nolan Arenado.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *