La corta pero intensa vida del Gran Maestro Guillermo García

Aunque parezca una frase hecha, la historia del ajedrez cubano necesita del nombre de Guillermo García. Muchos especialistas y jugadores han afirmado que fue el mejor por casi dos décadas en Cuba. El “Guille”, como lo conocían en el mundo del juego ciencia, murió en 1990 por causa de un accidente automovilístico; pero en sus 36 años de vida acumuló resultados impresionantes.

El Guille inició su relación con el ajedrez desde muy temprana edad y a los 16 años participó en su primer torneo internacional, la VII edición del Memorial Capablanca, desarrollado en 1969. En ese evento, obtuvo su primera victoria sobre un Gran Maestro, al derrotar al argentino Oscar Panno. Dos años después, Guillermito implantó un récord que se mantiene hasta nuestros días: ganó el XI campeonato nacional juvenil de forma invicta, al vencer en sus 11 partidas.

Su nivel de juego ascendió con rapidez y en 1974, catorce meses después de la corona juvenil y  con solo 21 años, el Guille obtuvo su primer título nacional entre mayores. Ahí comenzó su etapa dorada. En la segunda parte de la década de los setenta, Guillermito se ratificó como el mejor jugador de Cuba. En un período de tres años, del 73 al 76,  pasó de Experto Nacional a Gran Maestro. Su última y definitiva norma de Gran Maestro la obtuvo en el torneo de Orense.

El Guille tenía una forma peculiar de estudiar ajedrez. Según cuenta el periodista Nelson García, podía pasarse varias horas estudiando solo mediante un libro. En una ocasión Nelson le preguntó si no le sería más fácil utilizar un tablero y el Guille le respondió: “no hace falta, el tablero lo tengo en la memoria, es un buen ejercicio para calcular.”

Además del título nacional obtenido en 1974, el Guille se proclamó campeón de Cuba en otras dos  ocasiones y tiene el honor de ser el primer jugador cubano que ganó el torneo Memorial Capablanca al vencer en la edición de 1977, éxito que repitió en 1980.

Guillermito tomó parte en 7 Olimpiadas. Su debut se produjo en 1974 y se mantuvo como primer tablero de la selección cubana hasta 1982. Luego pasó al segundo tablero entre el 84 y el 86 y el tercero en 1988. Sus datos estadísticos en Olimpiadas reflejan un amplio balance positivo de 32 triunfos, 20 derrotas y 38 tablas, para un 56 % de efectividad.

El valor más alto del coeficiente ELO que alcanzó Guillermito fue de 2535 puntos en 1978 y para la época, ese valor de ELO era uno de los mejores de Latinoamérica.

Uno de los momentos más memorables de la carrera del Guille fue su participación en el torneo Interzonal de Moscú en 1982. Durante varios años, la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) utilizó este sistema  para elegir a los jugadores que tomarían parte en los matches de candidatos. Este método ya no se emplea, pero en la década de los ochenta del siglo pasado, en los Interzonales participaban los mejores jugadores del mundo.

El Guille comenzó su aventura en Moscú con 5,5 puntos en las 6 primeras rondas y esto sorprendió a todos, incluso al mismo jugador quien reconoció en una entrevista que el más sorprendido fue él.  “Empecé de modo increíble a ganar partida tras partida. Este inesperado resultado nos obligó a mí y a mi entrenador, el Gran Maestro Román Hernández, a cambiar el objetivo de la lucha y esto, desde el punto de vista psicológico no fue fácil y realmente creo que no pude solucionarlo.” Después del impetuoso comienzo, el  Guille sufrió un duro revés ante el entonces soviético Alexander Beliavski y esto complicó su situación. En la última ronda, el cubano enfrentó al filipino Rubén Rodríguez.  Si lograba el éxito, clasificaba; pero le fallaron los nervios y el desconocido Rodríguez lo derrotó. Finalmente, el Guille terminó en quinto lugar, mientras  Beliavski y el muy joven Garry Kasparov avanzaron a los matches de candidatos. Allí se impuso el “Ogro de Bakú” como se conoce a Kasparov, y esta victoria le permitió discutir el título mundial contra Anatoli Karpov en un prolongado y polémico encuentro ganado por Karpov en 1983.

Guillermito es uno de los pocos jugadores en el mundo que tiene un marcador empatado contra Garry Kasparov. El primer duelo encuentro tuvo lugar en 1979 y fue muy importante para Kasparov porque con las tablas de esa partida logró en el torneo de Banja Luka (por aquel entonces Yugoslavia) su primera norma de Gran Maestro. El segundo encuentro ocurrió en el torneo Interzonal de Moscú en 1982 y el resultado fue otra tabla. Estas fueron las dos partidas:

1ra partida. Banja Luka 1979

Blancas: Guillermo García Negras: Kasparov
Defensa India del Rey

  1. c4 g6 2. e4  Ag7  3. d4  d6  4. Cc3 Cf6  5. Cf3  0-0  6. Ae2  e5  7. 0-0  Cc6  8. Ae3  Te8      9. dxe  dxe  10. h3  Ae6  11. c5  a6  12. Da4  De7  13. Tfd1  Tad8  14. Ac4  Cd4  15. Cd4  exd 16. Ad4  Ce4  17. Ce4  Td4  18. Td4  Ad4  19. Ae6  De6  20. Dd4  De4  21. Td1 y se acordó el empate

2da partida. Interzonal de Moscú 1982

Blancas: Kasparov  Negras: Guillermo Gacía
Defensa Bogoindia
1. d4  Cf6  2. c4  e6  3. Cf3  Ab4  4. Ad2  De7  5. g3  Cc6  6. Cc3  d5  7. cxd  exd  8. Ag2  0-0 9. 0-0  Te8  10. Db3  Ag4  11. e3  a5  12. a3  Af3  13. Af3  a4  14. Dd1  Ac3  15. Ac3  Dd7       16. Tc1  Ca5  17. Aa5  Ta5  18. Tc5  Tea8  19. Dc2  c6  20. Tc1  g6  21. Dd3  Rg7  22. T1c3  h5  23. h4  y tablas a proposición de Kasparov

Otro de los momentos más importantes en la carrera de Guillermito fue su exitosa participación en el torneo abierto de Nueva York en 1988. Ese fue un evento de mucha fuerza porque la lista de jugadores incluyó a 38 Grandes Maestros y entre estos a varios de los mejores del mundo. Guillermito jugó de forma admirable y terminó en la segunda posición al totalizar 6,5 puntos de 9 posibles, por sus 5 triunfos, 3 tablas y un solitario revés, ante el ganador del torneo, el ucraniano Vasili Ivanchuk.  De las cinco victorias, tres fueron contra ajedrecistas de gran nivel como Boris Gulko, Bent Larsen y Alexander Chernin.

Por su segundo puesto, Guillermito debía recibir 10 mil dólares; sin embargo,  el Departamento del Tesoro norteamericano impidió la entrega del dinero, por regulaciones del Bloqueo contra Cuba.

El 26 de octubre de 1990 se produjo el fatal accidente automovilístico. Por esos días, Guillermito se preparaba para participar, como parte de la selección cubana, en la Olimpiada de Novi Sad.

Miguel

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *