Comparador de técnicos: el mejor seguro del Barcelona

El primer día de marzo de este año Luis Enrique dejó boquiabiertos a los fanáticos del Barcelona, al anunciar que abandonaba el banquillo blaugrana, tras tres años, en los que conquistó nueve títulos, entre ellos dos Ligas y una Champions. Ante la necesidad de encontrar, cuanto antes, un nuevo técnico la directiva del club apostó por lo que normalmente hacemos al trabajar con la correduría de seguros: comparar las opciones disponibles, hasta obtener la oferta que más se ajustara a las expectativas e intereses de uno de los equipos más seguidos en el mundo. La opción ganadora, como sabemos, fue la de Ernesto Valverde, quien recibió dos años de contrato, más uno prorrogable. ¿Acertó el Can Barca con su elección?

Valverde, de 53 años, es conocido como el Txingurri, que significa hormiga, en vasco, y llegó al Camp Nou tras dirigir, en los últimos cuatro años, al Athletic de Bilbao. Antes también pasó por el banquillo del Valencia, Villareal, Espanyol y el Olympiakos de Grecia. Por tanto, aunque en su currículo no aparezca ningún gran club de Europa, tiene experiencia y este, sin dudas, fue uno de los primeros elementos que valoró el Barcelona.

Además, aunque Valverde haya reconocido que “tiene que adaptarse” al Barcelona, lo cierto es que conoce bien al club, porque jugó con la camiseta blaugrana, entre 1988 y 1990, un período en el que marcó 22 goles. No era la primera vez que el Barca se aproximaba a Valverde, a quien intentó convencerlo, en 2013, después de la salida de Pep Guardiola, pero, en ese momento, Valverde rechazó la muy tentadora oferta, porque recién había firmado con el Bilbao y no consideró ético apartarse del compromiso.

De seguro en ese momento la decisión del técnico no fue bien acogida en el Camp Nou—vino el contrato a Gerardo “el Tata” Martino y ya sabemos que los culés no pudieron ganar ni un título bajo el mando del argentino—; pero, cuatro años más tarde, esa determinación de Valverde lo hizo más elegible, porque lo reafirmó como una persona que cumple con sus compromisos.

Valverde aplicó en el Athletic un estilo de juego ofensivo, que gustó en Barcelona. Otro elemento que siempre debemos tener en cuenta: el técnico es reconocido por su capacidad para dialogar, con los jugadores y la prensa. Necesitará mucho esta característica personal para gestionar un vestuario a todas luces fracturado, tras la salida de Neymar y las críticas veladas lanzadas por varias estrellas a la directiva del club. La paciencia y autocrítica de Valverde se puso a prueba, tras las dos durísimas derrotas sufridas frente al archirrival, el Real Madrid, en la Súper Copa de España. Después de una excelente pretemporada, llegaron las dos pobres actuaciones en el primer título en disputa. Fue el peor comienzo posible.

¿Qué le exigirán a Valverde? Lo mismo que a cualquier persona que ocupe el banquillo del Barcelona: obtener títulos, al precio que sea. Los blaugranas aspiran a recuperar el título de la Liga, a retener la corona en la Copa del Rey y, por supuesto, a levantar nuevamente la “Orejona” de la Champions. Esto son retos complicados, por varias razones, entre ellas que el Real Madrid ha logrado consolidar una plantilla muy sólida; mientras, el Barcelona sabe que Dembelé + Paulino + ¿Coutinho? no son igual a Neymar. A esto se suma la incertidumbre sobre el futuro de Andrés Iniesta en el club y Messi no termina de firmar la muy publicitada renovación del contrato. Por tanto, Valverde está en un permanente volcán. Veremos cómo lidia con la lava.

columnadeportiva

Periodista, profesor universitario, Doctor en Ciencias de la Comunicación Social. Bloguero empedernido