El sonido del silencio en Camden Yard

Juego a puertas cerradas, estadio sin público, Orioles de Baltimore, Camden Yard

Por primera vez en su centenaria historia, las Grandes Ligas desarrollaron un juego de béisbol…con un estadio sin público. El Oriole Park, en Camden Yard, en Baltimore, una ciudad literalmente en llamas tras la muerte del joven afroamericano Freddie Gray, ocupa ese nada agradable puesto en el libro de récords de MLB.

Anteriormente, MLB había suspendido partidos por motivos de seguridad, por ejemplo, en 1992 por disturbios en Los Ángeles, en 2001 por los ataques terroristas en Nueva York y Washington, e incluso la Serie Mundial de 1989 después del terremoto de San Francisco; sin embargo, nunca antes se había vivido un desafío a puertas cerradas.

Decenas de fanáticos permanecieron afuera del estadio, en espera de un cambio de última hora; pero la MLB fue inflexible. Los Orioles superaron, sin grandes problemas, a los Medias Blancas de Chicago; aunque, probablemente, poco haya importado esto para decenas de miles de personas que viven en una ciudad paralizada.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido