Ángeles más valiosos: Kershaw y Trout ganan el MVP

Trout y Kershaw ganaron el MVP en sus ligas
Trout y Kershaw ganaron el MVP en sus ligas

El mejor bateador y el lanzador más completo de la MLB recibieron el premio más codiciado del año: la distinción de Jugador Más Valioso (MVP). No hubo sorpresas esta vez,  pues Mike Trout de los Angels ganó en la Liga Americana y el zurdo Clayton Kershaw, de los Dodgers, triunfó en la Nacional.

En su cuarta temporada en las Grandes Ligas, Trout se consolidó como el bateador más completo. En los dos años previos fue superado por el venezolano Miguel Cabrera en la votación del MVP; pero en 2014, con Cabrera lejos de su mejor forma, las puertas quedaron abiertas para el talentoso jardinero central de los Angels quien triunfó de manera unánime, al recibir los 30 votos de los miembros de la Asociación de escritores de béisbol. Muy por detrás quedaron Víctor Martínez (Detroit y de seguro feliz con su nuevo contrato) y Michael Brantley (Cleveland).

De esta forma, Trout (¡de solo 23 años!) se convirtió en el quinto jugador más joven en obtener el MVP y el de menor edad en lograrlo en los últimos 31 años, desde que Carl Ripken lo ganara, en 1983, con 22 años.

Los numerous de Trout fueron espectaculares: disparó 36 cuadrangulares, anotó 115 carreras e impulsó 111  (líder en la Americana) y su promedio, aunque inferior al 323 de 2013, tampoco puede considerarse un “desastre” (287).

La votación de la Nacional se esperaba que fuera más reñida, pero, al final, triunfó el gran favorito: Kershaw quien se convirtió en el primer lanzador en el llamado Viejo Circuito en obtener el MVP desde…Bob Gibson, en su formidable temporada de 1968.

Un día antes, Kershaw obtuvo nuevamente el Cy Young y soy de los que cree que no debió ganar el MVP. Es cierto que su año fue formidable (claro, si quitamos octubre del calendario); pero me parece que hubiera sido más justo concederle el premio a Giancarlo Stanton o, incluso, entregarlo otra vez a Andrew McCutchen. Kershaw fue el líder de los Dodgers…cada cinco días; mientras los dos jardineros impulsaron a sus equipos en cada momento. Cuestión de apreciaciones.

Los números de Kershaw asustan. Terminó la temporada con un PCL de 1,77. Esta fue la cuarta ocasión consecutiva en que el zurdo lidera la MLB en menor PCL. Esto no lo había logrado nadie anteriormente. Además, Kershaw ganó 21 partidos, perdió solo tres, completó seis, lanzó dos lechadas y un juego de cero hits-cero carreras. Ponchó a 239 bateadores y apenas concedió 31 boletos. Quizás esta haya sido la mejor demostración de un lanzador en lo que llevamos de siglo XXI.

Ni Kershaw ni Trout sobresalieron en la postemporada y sus equipos, que eran los grandes favoritos para llegar a la Serie Mundial, fueron eliminados en la primera ronda de los playoff. Dejar atrás ese mal momento y ganar un anillo en el Clásico de Otorño será el principal desafío para estos dos brillantes jugadores en 2015.