La depresión de Leinier Domínguez en el Grand Prix de Bakú

Leinier ha estado muy lejos de su mejor nivel en el Grand Prix de Bakú
Leinier ha estado muy lejos de su mejor nivel en el Grand Prix de Bakú

Leinier Domínguez de seguro tratará de olvidar cuanto antes la primera parada de la serie Grand Prix 2014-2015. Nada ha funcionado para el mejor ajedrecista de Iberoamérica en este fortísimo certamen, en el que ya ha inclinado su rey en tres ocasiones y todavía tendrá que enfrentar a otros dos complicados rivales: Fabiano Caruana y Alexander Grischuk.

Después de su revés en la tercera ronda, ante el ruso Sergey Karjakin, el cubano hizo tablas consecutivas frente a Boris Gelfand, Hikaru Nakamura, Shakhriyar Mamedyarov y Teimour Radjabov. Parecía que había salido del mal rato; pero, en realidad, la debacle no había comenzado.

En la octava ronda, Leinier enfrentó, con blancas, a Peter Svidler (2732). Esa fue una desgastante partida, en la que tuvo que defenderse casi todo el tiempo con un peón de menos, en un final de dos torres para cada bando. Su rival trató por todas las vías, hasta que encontró el plan ganador que lo conducía a la coronación del peón.

Luego vino una jornada de descanso y el siguiente oponente fue otro ruso, Dmitry Andreikin (2722), también sumido en un horrible torneo, con tres fracasos. Quizás este haya sido el duelo más frustrante de todos. En el movimiento 18, Andreikin se lanzó a una arriesgada maniobra, al entregar su caballo en d5. Leinier aceptó el sacrificio de la pieza y consolidó su posición. Su primera victoria lucía cercana.

Allí reapareció su principal enemigo en Bakú: el pobre manejo del tiempo. Con poco más de 10 minutos para realizar 10 movimientos y llegar al primer control —los organizadores no ofrecen incrementos de segundos por jugada—, el cubano no calculó correctamente sus opciones y equivocó el camino, al colocar su dama en c6. No obstante, Andreikin tampoco estuvo acertado en su estrategia y pifió burdamente poco después, con 32. Dg3. Probablemente en cualquier otro torneo, el cubano hubiera encontrado la respuesta exacta; sin embargo, ahora falló con Dd3.

Como resultado de la cadena de errores, Leinier llegó a un final de torre y caballo, contra torre y alfil, pero con desventaja de un peón. Andreikin no pasó demasiado trabajo para simplificar todavía más e impuso el valor de su peón libre por la columna h. “Después del movimiento 40, estaba tan deprimido que no pude pensar más”, aseguró, apesadumbrado, Leinier, en la conferencia de prensa.

El tercer revés dejó al cubano en la última plaza de la tabla de 12 competidores, con apenas 3 puntos. Su ELO en vivo ha disminuido 16,7 unidades y con 2734 se ubica en la vigesimoprimera posición del ranking mundial.

Cuando faltan dos rondas para la conclusión del torneo, seis jugadores comparten la cima en Bakú (Caruana, Nakamura, Karjakin, Gelfand, Radjabov y Svidler), todos con 5 unidades. Mientras, Kasimdzhanov y Tomashevsky acechan, con 4,5 puntos.

Otra gran sorpresa ha sido el pobre desempeño de Fabiano Caruana en las últimas jornadas. El italiano
parecía encaminado a dominar sin mayores contratiempos el certamen e, incluso, acortó en un determinado momento la distancia con Magnus Carlsen; pero, Caruana cedió frente a Andreikin y Grischuk y su coeficiente retrocedió hasta 2837, por 2863 del prodigio noruego.

Vea además:
Sitio oficial del Grand Prix de Bakú
Descargue todas las partidas del certamen [en .pgn]

Publicado en Cubahora