Tromso 2014: Isán Ortiz, un sorpresivo y muy oportuno salvador

El optimismo es muy evidente en la selección cubana a su llegada a la sede del evento (foto tomada del sitio oficial de la Olimpiada)
El optimismo es muy evidente en la selección cubana a su llegada a la sede del evento (foto tomada del sitio oficial de la Olimpiada)

El Gran Maestro holguinero Isán Ortiz no comenzó como regular en la selección cubana que interviene en el torneo Abierto de la Olimpiada de Tromso. Después de su pobre actuación en el Torneo Iberoamericano, quizás el capitán Aryam Abreu prefirió darle dos jornadas de descanso a este ajedrecista, cuarto del ranking nacional, por su ELO de 2603 puntos.

Su lugar en la cuarta mesa lo ocupó un debutante olímpico, Yuri González (2550) quien cumplió muy bien su rol, pues obtuvo dos triunfos que contribuyeron a las barridas del equipo sobre Puerto Rico y Portugal. La decisión de Abreu, sin dudas, fue muy acertada, porque al parecer Ortiz utilizó los días libres para recomponer su juego y, tras volver al tablero, ganó dos de las tres partidas efectuadas.

Después de un cómodo inicio, frente a rivales poco exigentes como boricuas y portugueses, los cubanos tuvieron su primera prueba de fuego en la tercera fecha, cuando chocaron contra Polonia. Ortiz debutó ese día y pactó el empate contra Bartosz Socko (2612). En los otros tres tableros también hubo paridad—Leinier Domínguez firmó la paz ante Radoslaw Wojtaszek (2735) —, así que el duelo concluyó 2-2.

Al día siguiente, la India también fue adversario complicadísimo, incluso sin la presencia de Viswanathan Anand y Pentala Harikrishna. Domínguez, Bruzón y Quesada entablaron sus duelos y el match encontró decisión en la cuarta mesa, donde Ortiz, con negras, fue superior a Babu Lalith (2565), en 48 movimientos de una Apertura Inglesa. El holguinero combinó muy bien sus dos torres y la dama para presionar sobre el punto f2, por lo que dejó sin opciones al indio.

En la quinta ronda, nuevamente Ortiz fue decisivo en el cerrado triunfo por 2.5-1.5 sobre Israel. En la segunda mesa, Bruzón jugó su mejor partida hasta el momento en la Olimpiada y superó a Maxim Rodshtein (2671); pero Quesada inclinó su rey ante Ilia Smirin (2656). Con el match igualado y Leinier Domínguez en posición inferior ante el veterano Boris Gelfand, Ortiz se esforzó al máximo contra Emil Sutovsky (2624). El cubano aprovechó la fuerza de sus peones por el flanco dama y rindió a su oponente en el movimiento 42. Ya con ventaja en el marcador, Domínguez defendió su rey, en el final de alfiles y obtuvo el valioso medio punto que aseguró la victoria.

La selección nacional aparece ubicada en la quinta posición, entre 177 equipos participantes, con nueve puntos de diez posibles—cada match ganado otorga dos unidades—y los números de sus integrantes son formidables: 11 triunfos, 8 tablas y una sola derrota.

El rival de la sexta ronda será Kazakstán, una de las grandes sorpresas de la Olimpiada, porque ninguno de sus cinco integrantes sobrepasa los 2560 puntos de coeficiente ELO. Si los cubanos lograran un triunfo en este match—y son amplios favoritos—podrían ubicarse entre las tres primeras posiciones.

En Tromso no se han cumplido los pronósticos y resulta muy llamativo que, por ejemplo, Rusia, el equipo con mayor ELO promedio, aparezca en la octava posición; mientras los actuales campeones, los armenios, ocupan la decimoséptima plaza y los ucranianos están envueltos en un horrible torneo, ya que están ubicados en el trigésimo octavo lugar.

LAS CUBANAS MARCHAN EN LA 14ta POSICIÓN

La selección femenina cubana también ha ganado cuatro matches; pero cedió ante las húngaras y, con ocho puntos, ocupa la decimocuarta posición, entre 136 participantes.

Las dos primeras rondas no fueron complicadas, porque las chicas pasaron sin sustos sobre costarricenses e islandesas; pero en el tercer día se complicaron más y solo aventajaron por la mínima a Croacia (2.5-1.5), gracias a un triunfo de Maritza Arribas. En la cuarta jornada perdieron 1-3 ante Hungría, uno de los equipos de mayor fuerza del evento y que ha ganado sus cinco matches. Ante las magiares cedieron Yanira Vigoa y Arribas.

Luego, contra la República Checa, también hubo tensión hasta el último minuto, pues Arribas abrió con una victoria que resultó decisiva; pero Lisandra Ordaz, Sulennis Piña y Vigoa se enfrascaron en duelos muy reñidos que concluyeron en tablas, tras varias horas de juego.

China, Rusia y Hungría son las únicas selecciones invictas. En la sexta ronda, las cubanas enfrentarán a Armenia, que también acumula ocho puntos.

Publicado en Cubahora