Olimpiada de Tromso: otro reto para el ajedrez cubano

Durante las próximas dos semanas, Tromso será la capital mundial del juego ciencia. En esta ciudad noruega se reunirán los mejores trebejistas del planeta para disputar el cuarto evento por equipos más grande del universo deportivo: la Olimpiada de ajedrez.

Al igual que en ediciones anteriores, la Olimpiada contará con dos competiciones paralelas: el certamen abierto, en el que intervendrán 177 selecciones conformadas por hombres y mujeres y el torneo femenino, con 139 equipos, exclusivo para las damas. Ambos eventos se desarrollarán por el sistema suizo, a 11 rondas y solo habrá dos días de descanso.

El triunfo colectivo en cada match se premiará con dos puntos y, en caso de empate (2-2), entonces ambas selecciones compartirán la unidad. Una vez más la Federación internacional (FIDE, por sus siglas en francés), aplicará la regla de “tolerancia cero”, es decir, los ajedrecistas tendrán que estar frente al tablero antes de que comience oficialmente la ronda. Si fallaran, perderían la partida.

En Tromso estará la súper elite del ajedrez y solo habrá algunas ausencias notables, como la del indio Viswanathan Anand, el filipino Wesley So y los chinos Wang Hao y Wang Yue. El campeón mundial y amplio líder del ranking, Magnus Carlsen, será la principal atracción individual, especialmente porque jugará en su país; aunque la selección noruega no está entre las favoritas.

Todos los trebejistas incluidos en el Top-10—con la excepción de Anand—confirmaron su presencia en Tromso: Levon Aronian liderará a los actuales campeones, Armenia; Alexander Grischuk encabezará la fortísima selección rusa; Fabiano Caruana defenderá el primer tablero de Italia, al igual que Hikaru Nakamura (Estados Unidos); Veselin Topalov (Bulgaria) y Maxime Vachier-Lagrave (Francia); mientras, Sergey Karjakin y Vladimir Kramnik ocuparán la segunda y tercera mesa de Rusia.

El equipo ruso volverá a ser el gran favorito de todos. Su nómina es espectacular, pues junto a Grischuk, Karjakin y Kramnik aparecen Peter Svidler e Ian Nepomniachtchi. Si nos guiáramos por  ELO promedio de esta selección, que es de 2777 puntos, 55 más que el ocupante del segundo lugar (Ucrania, 2722), entonces no sería difícil predecir al campeón en Tromso; pero en las últimas cinco ediciones de la Olimpiada, los rusos no han podido obtener la corona. Ucrania con dos títulos (2004 y 2010) y Armenia, con tres (2006, 2008 y 2012) han subido a lo más alto del podio ¿Cambiará la historia ahora?

El torneo femenino también promete ser muy interesante. Las rusas han ganado las últimas dos versiones, en férrea disputa con las chinas. En Tromso todos esperan un fortísimo duelo, pues las asiáticas llevarán al equipo de mayor ELO, liderado por la campeona mundial, Hou Yifan; además, las ucranianas, terceras en Estambul 2012, presentarán una nómina muy completa, con las hermanas Muzychuk y Anna Ushenina.

La alineación de las rusas en la Olimpiada provocó muchísimas polémicas e, incluso, puso en peligro la celebración del evento. El Comité Organizador fijó el primero de junio como fecha final para la inscripción de las selecciones; pero Rusia demoró este proceso, por un “único” detalle: esperaba que finalmente la FIDE aceptara el traslado de Kateryna Lagno—séptimo lugar del ranking—desde la Federación ucraniana hasta la rusa. Cuando finalmente concluyó este proceso, los organizadores plantearon que ya era muy tarde para incluir a las campeonas y optaron por dejarlas, junto a otros nueve equipos, fuera de la Olimpiada. Ahí ardió Troya.

La Federación rusa amenazó con una demanda en los tribunales, la FIDE se puso de su lado y, ante tantas presiones, los organizadores tuvieron que aceptar la presencia de las selecciones que tardaron en completar la inscripción.

El ambiente en Tromso estará muy caldeado, no solo por la disputa de la Copa Hamilton-Russell, que se entregará al triunfador en la sección abierta y de la Copa Vera Menchik, a la ganadora del evento femenino, sino porque casi al final de la Olimpiada se elegirá al presidente de la FIDE. En esta ocasión, el ruso Kirsan Illyumzhinov, quien ha estado al frente de la organización desde 1995, tendrá como oponente en la votación al controvertido Garry Kasparov.

LOS EQUIPOS CUBANOS POR LLEGAR AL TOP 10

Los dos equipos cubanos tendrán como objetivo en Tromso terminar entre los 10 primeros lugares; aunque, realmente, cumplir ese pronóstico parece muy complicado.

La selección que jugará en el Abierto está liderada por Leinier Domínguez, quien ocupa el undécimo puesto del ranking mundial, por su ELO de 2760 puntos. El mejor ajedrecista de Iberoamérica no ha intervenido en ningún torneo desde el Memorial Capablanca, en mayo. Esperemos que el largo período de inactividad no sea perjudicial.

Lázaro Bruzón ocupará el segundo tablero. Después de su buena actuación en el Capablanca, el tunero no estuvo bien en varios certámenes en Estados Unidos, donde perdió más de 15 puntos en su coeficiente. En la tercera mesa volverá a estar Yuniesky Quesada y el cuarto tablero lo defenderá el holguinero Isán Ortiz, quien, al parecer, tampoco llega en su mejor forma, tras concluir en un decepcionante duodécimo lugar en el torneo Iberoamericano. El único debutante del equipo será el habanero Yuri González.

La selección femenina también tendrá a una sola debutante, la Gran Maestra Yanira Vigoa. Las otras integrantes (Lisandra Ordaz, Sulennis Pila, Yaniet Marrero y Maritza Arribas) tienen experiencia olímpica. Marrero obtuvo la medalla de oro, en el tercer tablero, en la Olimpiada de Khanty-Mansiysk, en 2010. Este equipo está ubicado en el puesto 17, entre los 139 participantes, por su ELO promedio de 2325 puntos.

En la historia, la mejor actuación de un equipo masculino cubano ocurrió en 2004,  en la Olimpiada de Calviá, Palma de Mallorca, donde concluyó en el séptimo lugar—también ocurrió esto en Novi Sad, 1990, aunque con menos participantes—; mientras, para las cubanas la edición más recordada, sin dudas, fue la de 2010, cuando finalizaron en la cuarta posición.

ACTUACIÓN HISTÓRICA DE LOS INTEGRANTES DE LOS DOS EQUIPOS CUBANOS (participaciones, puntos obtenidos y partidas jugadas):

1. Leineir Domínguez       7 – 49/76
2. Lázaro Bruzón              7 – 47 /78
3. Yuniesky Quesada       5 – 27.5/46
4. Isán Ortiz                      1 – 5/7
5. Yuri González               (debutante)

SELECCIÓN FEMENINA:
1. Lisandra Ordaz              3 – 19/31
2. Yaniet Marrero               4 – 23.5/36
3. Sulennis Piña                 7 -36/65
4. Yanira Vigoa                  (debutante)
5. Maritza Arribas              12 – 67.5/123

Publicado en Cubahora