Los nervios de Masahiro Tanaka

El esperado debut en Grandes Ligas del japonés Masahiro Tanaka comenzó de la peor forma posible: en su tercer lanzamiento Melky Cabrera, de los Azulejos de Toronto, desapareció una recta por el jardín derecho y, después de dos innings, los Yankees de Nueva York iban detrás en el marcador 3-2.

A partir de ese momento, “algo” cambió en Tanaka y sus nervios se tranquilizaron, a tal punto que no permitió nada más a sus rivales. Sobre el montículo apareció lo que todos ansiaban ver: un lanzador calmado, inmutable (al mejor estilo japonés). Tras 95 lanzamientos y una cómoda ventaja, Joe Girardi decidió dar por terminada la noche de quien podría convertirse, creo, en el primer lanzador de los Yankees. Esta fue su victoria 100 como profesional.