El abismo de Villa Clara en la Serie del Caribe

Borrero conectó un importante doble, pero luego su corrido "suicida" hacia el home plate sepultó las esperanzas cubanas
Borrero conectó un importante doble, pero luego su corrido “suicida” hacia el home plate sepultó las esperanzas cubanas

Después de perder sus dos primeros partidos en la Serie del Caribe 2014, Villa Clara está al borde del abismo, o sea, a punto de quedar eliminado. Quizás lo peor sea comprobar que, tras despertar, 54 años después, el “dinosaurio” (término tomado del genial cuento de Augusto Monterroso y que utilizo aquí para referirme a la calidad del béisbol caribeño,) ya no seguía allí y que el abismo entre la pelota cubana y la de las ligas caribeñas era, al parecer, insalvable.

Desde el error de Yuliesky Gourriel, pasando por el inefectivo trabajo de Norge Luis Ruiz y, especialmente del relevista Jonder Martínez, hasta el absurdo intento de Ariel Borrero de anotar con un wild pitch, en el octavo inning (¡era la carrera del empate!), Villa Clara volvió a lucir frente a los Navegantes de Magallanes como un equipo AA, en una liga AAA. Tal vez estos reveses (muy dolorosos para los que sentimos y sufrimos por los Leopardos Naranjas Azucareros, sin dudas el equipo con más nombres en el mundo del béisbol) nos ayuden a finalmente “despertar”.

Al borde del abismo, los cubanos se aferran a su última rama: deben derrotar a los Tigres de Licey. Se escribe fácil y en 10 segundos; pero sobre el terreno de juego parece una “misión” muy difícil.

8 comentarios sobre “El abismo de Villa Clara en la Serie del Caribe

  • el 3 Febrero, 2014 a las 2:22 pm
    Permalink

    Richard Gómez: Cuba ha sido una decepción total. Jamás pensé que había tanto desnivel entre equipos de beisbol en Cuba y el resto del Caribe. Ojala puedan reponerse y ser competitivos como antes

    • el 5 Febrero, 2014 a las 9:55 pm
      Permalink

      Saludos Richard! No creo que el desnivel sea tan grande como el que se ha visto en la Serie del Caribe 2014. Un equipo no es tan malo cuando pierde, ni tan bueno cuando gana. Es cierto que la imagen contra los Naranjeros y Tigres fue pésima, pero ante los Navegantes el juego estuvo cerca (malas decisiones impidieron el empate) y luego vino el espectacular trabajo de Vicyohandri Odelín contra los Indios de Mayagüez. Aquí muchos creemos que para reducir la diferencia (de acuerdo con que el béisbol cubano se ha quedado atrás, aunque tampoco podemos olvidar la gran cantidad de peloteros cubanos que juegan en Japón, MLB, y las ligas invernales, ahora mismo 5 representan a otros clubes) es imprescindible insertar a jugadores en estas competiciones.

  • el 3 Febrero, 2014 a las 3:24 pm
    Permalink

    Miguel..
    El equipo de Cuba parecen amateur ante profesionales….da pena,,,,Saludos

    • el 5 Febrero, 2014 a las 9:33 pm
      Permalink

      Saludos y qué bien recibir nuevos comentarios suyos! Realmente el nivel de los cubanos en sus tres primeros juegos en la Serie dejó muchísimo que desear. Creo que estaban muy presionados y, especialmente, les falló el pitcheo. Luego, contra los Indios de Mayagüez mejoraron su imagen; aunque de cualquier forma el balance general del torneo para el béisbol cubano no es positivo. Quizás aquí no comprendieron que la Serie del Caribe sería mucho más fuerte que el Clásico Mundial, porque ahora los cubanos enfrentaron a jugadores motivados, en plena forma física y con ganas de impresionar a los scouts…

  • el 3 Febrero, 2014 a las 5:35 pm
    Permalink

    Soy Roberto Ceseña Ceseña vivo en Ciudad Obregón, Sonora México, en verdad que estoy sorprendido del rendimiento que ha mostrado hasta ahora, el equipo de beis de Cuba en la Serie del Caribe. Vivo en el estado donde se juega un beis muy fuerte y levantó gran expectativa el anuncio del reingreso de Cuba a esta serie caribeña. La verdad es que esperábamos más, mucho más, conociendo la trayectoria y fama del beis amateur de la bella isla, pero como dijo alguien por allí “ASÍ ES EL BEISBOL”…se gana y se pierde, …mala suerte…no…?—esperemos el próximo año.

    Con un saludo cordial, sin que haya tristeza Profr. Robero Ceseña Ceseña
    (El equipo que representa a México, es de aquí de Hermosilo, la capital del Estado de Sonora)

    • el 5 Febrero, 2014 a las 9:37 pm
      Permalink

      Saludos Roberto y gracias por su comentario! La imagen de Villa Clara no ha sido la mejor. Creo que aquí subestimaron la calidad del torneo, al que considero más exigente que el Clásico Mundial (al menos en la forma en que está concebido este último evento y la forma en que se ha jugado). Ahora, creo que tampoco podemos juzgar la calidad de la pelota que se juega en Cuba por el resultado final del torneo, porque me parece que somos un poco mejor de lo que mostramos, especialmente ante los Naranjeros y Tigres. Mucha suerte para los de Hermosillo, realmente lucieron bien en sus dos primeras presentaciones y ahora necesitarán que Aceves trabaje bien en el duelo semifinal para regresar a la final.

  • el 4 Febrero, 2014 a las 8:49 pm
    Permalink

    miren, soy villaclareño, conozco bien a mi equipo, hay varios problemas que no se han dicho y son los que de verdad estan incidiendo.
    1– Eso que llevaron no fue un equipo de besibol, por que yuliesky, manduley, y jose m fernandez no saben jugar juntos.
    2- Despaigne es un buen designado, no sirve para jugar porque no sabe como
    3- Victor mesa amarga el banco de los naranjas, y es conocido que no se toleran y lo llevaron a dirigir, eso se sabia que iba a pasar
    4- More no es el que está tomando las decisiones, asi no se puede dirigir y es conocido que victor no es un manager ganador, por su mala forma de dirigir y por la prsion que le pone a los peloteros
    5- los jugadores de villa clara estan desmotivados, fueron por gusto alla, fueron engañados
    6- Victor no se lleva con pestano, de ahi que no halla jugado de regular, algo inimaginable para todos menos para victor mesa

    entre otras mas, pero por ahi esta la cosa

    • el 5 Febrero, 2014 a las 9:48 pm
      Permalink

      Saludos! Yo también soy villaclareño y créeme que me molestan y no poco los comentarios que han emitido algunos colegas en la transmisión televisiva. Al parecer la idea era “llevar al equipo Cuba” a la Serie del Caribe. Resulta que ahora los otros equipos se “reforzaron” con lo mejor de sus campeonatos. Esto es un error, porque en realidad no se reforzaron, sino que sustituyeron peloteros que, por diferentes razones, no pudieron asistir. Me pareció (y me parece) una excelente idea que el campeón cubano juegue la Serie del Caribe. Es, probablemente, el mejor estímulo (los 22 000 pesos que ahora se repartirán, para que el gane la 53 Serie es un “chiste” y de mal gusto). Apoyo la idea de los refuerzos y me parece que Moré ha tratado de moverlo, pero no es culpa suya el bajo rendimiento mostrado por algunos (¿qué me dicen de los ponches de Silva?), ni los errores defensivos, ni el pésimo trabajo de relevo (sobre todo de Jonder e Ismel). También hay cuota de culpa en el director; pero sí me parece que está tomando las direcciones (que viva con las consecuencias) y aunque VM32 ha sido cordialmente odiado en las últimas campañas en Villa Clara, los que crecimos admirándolo, vestido de naranja, pues probablemente sintamos alguna nostalgia por verlo, otra vez, de naranja. Pestano no ha jugado de regular porque no llegó bien de México y vino la lesión, no porque VM32 haya dicho lo contrario. Me niego a creer que Moré permita eso. Sí he visto desmotivado a los jugadores, pero esto es visible hasta por los que están jugando. Los errores de Yuliesky (que han costado carreras) no han sido porque no sepa jugar de conjunto con Manduley o Fernández, sino porque le fallaron los nervios, a la hora buena. En fin, la actuación de Villa Clara ha sido tomada con un “medidor” del béisbol cubano. Resulta que ahora nos “damos cuenta” del atraso en que hemos caído. Tal vez ahora despertamos del sueño de los Clásicos Mundiales. Ahora, sigo apostando por llevar al equipo campeón de la Serie Nacional, aunque este necesitará mejor preparación y una mejor selección de los refuerzos.

Comentarios cerrados.