Súper Bowl 48: Seattle vapuleó a Denver

Wilson sostiene el primer Trofeo Lombardi para los Halcones Marinos
Wilson sostiene el primer Trofeo Lombardi para los Halcones Marinos

Desde el primer minuto los Broncos de Denver arrancaron mal el Súper Bowl XLVIII y los traspiés continuaron hasta el último minuto de juego sobre el césped del gélido MetLife Stadium, en Nueva Jersey. La defensiva de los Halcones Marinos de Seattle, sin dudas la mejor de la NFL, mostró todo su esplendor y acalló por completo a un equipo que había anotado más de 600 puntos en la temporada regular; pero que apenas logró 8 en el partido más importante del año.

Creo que este ha sido el peor Súper Bowl de los últimos 12 años. Todos esperábamos un partido reñido, con cambios en el marcador, en el que los estrategas John Fox y Pete Carroll utilizarían todos sus conocimientos y Peyton Manning y Russell Wilson se enfrascarían en un interesante duelo. Ese era el plan ideal; pero en Nueva Jersey se vivió una realidad completamente diferente. Para cualquier duda, consultar al marcador, 43-8.

Poco, muy poco pudieron hacer los Broncos. El “safety” en la primera posesión fue ridículo; luego la intercepción de Manning que terminó en TD los hundió y, para completar, el retorno de patada para TD de Percy Harvin, de 87 yardas, los humilló. Este fue el peor final posible para, hasta ahora, una temporada de ensueño en Denver. Cayeron todos los récords ofensivos, cayó el rival más empedernido de Manning; sin embargo, no llegó el ansiado tercer anillo en la historia de la franquicia.

Gran día para Carroll-Wilson y la formidable unidad defensiva de los Halcones Marinos. Pésima jornada para Manning. Su marca en Súper Bowl cae a 1-2; pero, me parece, lo peor fue el pobre desempeño de los Broncos. Al final del día lo que cuenta es la victoria o derrota; aunque no podemos olvidar la imagen (no es lo mismo perder por un gol de campo, en el último minuto que ceder por una absurda paliza). ¿Regresará Peyton para la siguiente campaña?