Serie Mundial Juego 2: el baile del Wacha-Wacha

Esta fue la jugada que decidió el partido, en el 7mo inning
Esta fue la jugada que decidió el partido, en el 7mo inning

El mejor lanzador de la postemporada 2013 solo cometió un error (el cambio de velocidad a David Ortiz que terminó detrás de la enorme pared del “Monstruo Verde”) y este casi le cuesta el partido; sin embargo, unos minutos más tarde, dos errores defensivos de los Medias Rojas de Boston, más un oportuno imparable de Carlos Beltrán le permitieron al sensacional novato Michael Wacha y a los Cardenales de San Luis respirar con tranquilidad.

Misión cumplida: derrotaron a los campeones de la Liga Americana 4 carreras por 2 en el segundo juego de la Serie Mundial y ahora viajan con el duelo empatado hacia su estadio, donde han perdido muy pocos desafíos a lo largo de toda la temporada (en los playoffs tienen récord de 5-1).

Los Cardenales sabían que otra derrota en Fenway Park prácticamente marcaba el fin de la Serie Mundial 2013; pero, ¿cómo detener a una ofensiva que el día anterior logró ocho carreras frente al mejor lanzador de San Luis, Adam Wainwrigth? Wacha había lucido muy bien ante los Piratas de Pittsburgh y los Dodgers de Los Ángeles (fue el MVP de la serie de campeonato), sin embargo, era la Serie Mundial y frente a él tenía a los “temibles Barbas Rojas”…y en Fenway.

Wacha volvió a mostrar talento y sangre fría para detener cualquier intento de los Medias Rojas (su récord en playoff quedó en 4-0, con 1,00 PCL). Los Cardenales tomaron el mando 1 por 0, en el cuarto inning, por un triple de Matt Holliday y luego un rolling impulsador de Yadier Molina. Así se mantuvo el juego hasta el final del sexto, cuando Wacha cometió su único error de la noche: le lanzó al Papi Ortiz. A sus 38 años, el dominicano parece “rejuvenecido” y esta vez su poderoso swing hizo que la pelota superara el “Monstruo Verde” del jardín izquierdo. Así terminó la cadena de Wacha de 18 y un tercio sin permitir anotaciones.

La alegría del Boston no duró mucho tiempo. El abridor John Lackey tuvo un trabajo aceptable, pero en el séptimo lo venció el agotamiento y abandonó el montículo. El director John Farrell trajo al relevista Craig Breslow y los Cardenales supieron aprovechar muy bien ese cambio. Muy sorpresivo fue el doble robo de Kozma y Jay. Con las bases llenas, un fly de sacrificio de Matt Carpenter igualó el desafío y, en la misma jugada, dos errores, del receptor Jarrod Saltalamacchia y de Breslow, abrieron las puertas del home al veloz Jay. Con un solo batazo, San Luis tomó ventaja de 3 a 2. A continuación, Beltrán, quien logró reponerse de sus dolores en las costillas tras el golpe del primer juego al capturar un batazo de Ortiz, disparó un sencillo al jardín derecho con el que impulsó la cuarta anotación de los Pájaros Rojos.

Mike Matheny decidió sacar a Wacha en el séptimo y en su lugar entró Carlos Martínez quien salió del aprieto, al dominar a Mike Napoli, con dos hombres en circulación y, luego, el cierre de Trevor Rosenthal fue espectacular: tres ponches. El triunfo revivió a los Cardenales y, sin dudas, propiciará que aumente el interés por la Serie Mundial. Después de nueve victorias consecutivas en el Clásico de Otoño, entre 2004-2007-2013, los Medias Rojas perdieron un desafío. ¿Cómo reaccionarán sin el bateador designado y en un estadio donde sus rivales han sido invencibles?

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido