Mundial Sub-18 de béisbol: insuficiente rebelión cubana

Los cubanos han ganado tres de los cuatro partidos efectuados
Los cubanos han ganado tres de los cuatro partidos efectuados

Parecía que el invicto del equipo cubano de béisbol que interviene en el Campeonato Mundial Sub-18, en Taichung, Taipéi de China, terminaría el primer día de competencia. Los bateadores, liderados por Víctor Víctor Mesa y Yohan Moncada, dos hombres con experiencia en la última Serie Nacional, lucieron indefensos ante el dominante pitcheo de los lanzadores surcoreanos que propinaron ¡19 ponches! A pesar del poco tacto, la selección nacional logró la victoria en el debut, dos carreras por una, gracias a un error del torpedero asiático.

Setenta y dos horas más tarde, el invicto cubano volvió a estar en peligro, esta vez frente a Estados Unidos; aunque antes de llegar a ese partido es imprescindible señalar que los bateadores mostraron una mejor forma, en los triunfos por nokout sobre Italia, 15-0, y Colombia, 10-0.

El duelo ante los estadounidenses—la rivalidad beisbolera entre ambos países se extiende a todas las categorías—podía decidir al ganador del grupo B del Mundial, así que el director Luis Cuba colocó en el montículo a una de sus mejores figuras, Noel Ortiz. En el segundo inning, los cubanos aprovecharon muy bien el descontrol del abridor Justus Sheffield y marcaron en tres ocasiones.

Luis Robert y Yasnier Díaz recibieron boletos; luego, Sheffield golpeó a Orlando Roas y, con las bases llenas, Moisés Esquerre impulsó la primera, al conectar un roletazo al campo corto. Después, Víctor Víctor, ubicado como primer bate y defensor del jardín central, disparó un jit que colocó la pizarra 2-0. La tercera anotación entró por doble de Julio Martínez.

Los estadounidenses descontaron dos carreras, en el cierre del cuarto inning, cuando Jeffrey Schwarz, con dos outs y las bases llenas, conectó un imparable que decretó la salida de Ortiz quien fue perjudicado por un error de la tercera base, Yanio Pérez. Vladimir Gutiérrez vino a relevar y durante dos entradas contuvo a los norteños; pero, en el final del séptimo, entró en complicaciones, al regalar dos bases por bolas.

En ese momento reapareció el bateo oportuno de los rivales, pues Michael Rivera logró el jit que puso la pizarra 4-3. Para complicar todavía más la situación, el segundo relevista, Aldo Conrado, permitió otro imparable que dejó a Cuba con dos carreras de desventaja.

La última oportunidad ofensiva comenzó de una manera esperanzadora para la selección nacional, porque Moncada—un corredor rapidísimo, como lo demostró con Cienfuegos en la 52 Serie—tocó muy bien la pelota por la zona de la tercera base. Pérez tomó ponche y esto calmó los ánimos; sin embargo, el siguiente bateador, Randy Arozarena, conectó una fuerte línea al jardín derecho que se convirtió en triple y, por error en tiro de la segunda base, logró anotar la carrera del empate. La rebelión ofensiva cubana fue espectacular; pero faltaba contener a los norteños en el cierre del noveno capítulo.

Conrado soportó jit de Brigman y luego vino el toque de sacrificio. El director cubano decidió otorgar la base por bolas de forma intencional a Loehr y trajo a Luis Caro quien debía sacar dos outs para llevar el partido a extrainnings.

El relevista no pudo cumplir el trabajo, ya que Rivera impulsó su tercera carrera del partido, con un indiscutible al jardín derecho que dejó tendido en el terreno a los cubanos. Así terminó el invicto de la selección nacional que ahora marcha en la segunda posición del grupo, con balance de tres triunfos y un revés, al igual que Estados Unidos.

La despedida de la fase clasificatoria será ante Australia, un equipo que tiene marca de 2 y 2. El sistema de competencia del Mundial establece que los tres primeros lugares de cada agrupación avanzan a una fase semifinal, todos contra todos. Luego, los dos mejores récords juegan un partido por el título.

Hasta el momento, el bateador cubano más destacado ha sido Moncada quien promedia 500 (12-6), con dos dobles, un triple y cuatro carreras impulsadas; mientras, Luis Robert batea para 400 (10-4) y tres remolcadas y Arozarena acumula de 5-3. Entre los lanzadores sobresale el trabajo de Rubén Hernández y Arbelio Quiroz quienes no han permitido anotaciones en siete y cinco innings respectivamente.

Vea además:
Estadísticas del equipo cubano sub-18

Publicado en Cubahora

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido