Guardiola habla alemán, pero debuta sin título


El Instituto Goethe considera que el técnico del Bayern Múnich, Pep Guardiola, habla muy bien el alemán; aunque, probablemente, a los fanáticos bávaros poco les interese el idioma que utiliza el DT para comunicarse con sus jugadores. Ellos exigen títulos y, en su primer partido oficial al frente del mejor club del mundo en 2013, Guardiola no cumplió esa exigencia, pues el Bayern cayó 4 goles por 2 ante el Borussia Dortmund, en la Súper Copa alemana.

De seguro el Bayern se recuperará de ese revés y llegarán nuevos títulos en la próxima campaña; pero para mí, lo más interesante quizás sea acabar de comprender la relación amor/odio que ha establecido Pep con su antiguo club, el Barcelona. Parecía que la separación de Guardiola de los blaugranas había sido “amistosa”, después de cuatro años de continuas victorias; sin embargo, las críticas del director hacia la junta directiva y las agrias palabras que le dirigió Tito Vilanova en una conferencia de prensa, antes de que se anunciara el final de su estancia al frente del banquillo culé, muestran todo lo contrario.

La exacerbación de la rivalidad Bayern-Barcelona es muy conveniente para la prensa sensacionalista; pero creo que sería mejor para todos los que seguimos/sufrimos por el Barca que tanto Rosell como Guardiola dejaran a un lado las declaraciones cruzadas y mantuvieran intacta, como último recuerdo, la imagen de Pep, en el aire, en el Camp Nou, aplaudido por todo el planeta blaugrana.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido