Freddy Asiel jugó con los Cocodrilos matanceros


El derecho Freddy Asiel Álvarez volvió a demostrar que es el mejor lanzador de Cuba y extendió a ¡33 entradas! su récord sin permitir carreras en el playoff de la 52 Serie Nacional de béisbol. Con una actuación tan brillante, poco pudo hacer la ofensiva matancera, así que el triunfo de Villa Clara por 4 a 0 quizás haya sido más cómodo de lo esperado.

Después de una demora de casi media hora, por el fallo en una torre—la peor manera de comenzar la discusión del título—Freddy Asiel y Alaín Delá (sorpresiva elección de Víctor Mesa, como abridor) se enfrascaron en un duelo a ceros. La decisión llegó en el quinto inning. Una polémica jugada en tercera, sobre Yeniet Pérez (las tomas de las 9 cámaras, otro récord para la televisión, mostraron que el jugador era out), por lo que los fanáticos matanceros ya tienen a quién culpar por el revés. Lo cierto fue que el árbitro cantó “quieto” y el fly de sacrificio de Andy Sarduy trajo la primera anotación.

Luego se produjo la jugada que alteró, por completo, al encuentro. Realmente no entendí cómo Víctor (desde el lugar donde estuvo dirigiendo el juego, porque, ya sabemos, no podía estar en el terreno, tras ser expulsado en el séptimo partido ante Sancti Spíritus) ordenó darle la base por bolas de manera intencional nada menos que a Yuniet Flores, un bateador que tenía el “fabuloso” promedio de 000. La estrategia le salió muy mal al manager del equipo Cuba hasta 2017, porque Yordan Manduley conectó el jit con el que impulsó dos carreras. Eso era más que suficiente para Freddy Asiel; pero, un inning más tarde, Ariel Borrero desapareció la pelota por el jardín derecho.

Tal vez después de eso, los fanáticos matanceros, que abarrotaron el estadio “Victoria de Girón”, que acogió a su primer partido por el título en 22 años, debieron marcharse a casa, en una noche en extremo calurosa; pero la gran mayoría no lo hizo, a la espera de una reacción que nunca ni siquiera empezó. Freddy Asiel se mantuvo ocho innings en el montículo, sin mayores apuros; además, ayudado por una alineación matancera que no hizo nada para “inquietarlo”.

En el segundo partido, Víctor Mesa ya estará en el banco de Matanzas. Me imagino que haya hablado fuerte con su equipo después de la derrota por blanqueada. Tiene muy poco tiempo para ver cómo mueve al pitcheo y de qué manera sus bateadores pueden descifrar las curvas de Misael Siverio, el abridor villaclareño.

Por lo pronto, Villa Clara está más cerca del título…

Vea además:
Box score, Villa Clara 4-0 Matanzas

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido