Víctor Mesa para rato


Dos meses después del fracaso cubano en el III Clásico Mundial, finalmente las principales autoridades del béisbol nacional acudieron a un medio (en este caso, a la televisión) para al menos tratar de explicar qué pasó en ese evento, así como ofrecer su visión sobre algunos temas “candentes” de la 52 edición de la Serie Nacional.

Como es habitual, Víctor Mesa Martínez volvió a robarse el show mediático. Su sinceridad no parece tener límites. En una muy comentada entrevista a la revista OnCuba, el mejor jardinero central de todos los tiempos en el béisbol cubano reconoció que con sus declaraciones ponía a “sudar” a los periodistas y volvió a “cumplir con su palabra”. Estas fueron algunas de sus pinceladas discursivas que más me llamaron la atención:

– Habló sobre Yuliesky Gourriel. Reconoció que conversó con Lourdes Gourriel y este le dijo que su hijo tenía momentos en que se quedaba “perdido”, se “desconcentraba”. ¿Realmente era necesario hacer esta confesión pública? Luego Víctor pidió respeto para Yuliesky (creo que todos concordamos en esto); pero si esa fue la defensa del director del equipo nacional hacia el jugador, ¿cómo serán sus críticas?

– La conformación de la selección nacional volvió a centrarse en los dos nombres más polémicos: Ariel Pestano y Michel Enríquez.  Un paréntesis: según Víctor eran 5 los que iban a quedar fuera, porque era incomprensible mantener el mismo equipo que durante 7 años no ganó nada. Hmm, 5 nombres veteranos Ese fue el “misterio de la noche”. ¿De quiénes hablaba? ¿Cepeda, Norberto González y…? Pues bien, Víctor habló de la necesidad de “hacer grupo” con la selección y parece que ni Michel ni Pestano “encajaban” en esta filosofía del siempre polémico número 32. También hizo énfasis en que durante su mandato nadie había llegado tarde a los entrenamientos (¿implicación directa hacia los dos aludidos?). No lo sé, pero realmente no me agradó esa forma de dirigirse hacia dos peloteros que han hecho historia.

– Víctor fue muy crítico con la prensa. “Cargó” contra una periodista villaclareña que defendió a Pestano y luego hizo alusión a unas declaraciones que pusieron en su boca, sobre la calidad del equipo holandés, durante el Clásico. Mesa asegura que esas frases nunca fueron pronunciadas por él.

– El moderador del programa, Rodolfo García, puso en “3 y 2” a Víctor cuando le preguntó sobre el lamentable incidente en el estadio Latinoamericano, cuando fue expulsado después de que uno de sus lanzadores golpeara a un bateador de Industriales. Víctor pidió disculpas por “el error” y luego exigió más respeto para los peloteros.

– El Director Nacional de Béisbol, Higinio Vélez, dio a conocer la noticia de la noche, del mes (aunque no del año): el director del equipo nacional trabajaría en ciclos Clásicos, es decir, se mantendría en el puesto por 4 años. Esto quiere decir que Víctor Mesa estará como manager de la selección cubana hasta 2017.

– Pensé que ese programa podría ser el momento exacto para anunciar las medidas que todos los que seguimos el béisbol cubano queremos escuchar: la inserción gradual de peloteros en diferentes ligas. Ingenuo. Vélez sí habló de inserción en las mejores ligas del mundo…pero para los entrenadores.

Lástima que Sir Jorge Fuentes (no Jorgito, por respeto al manager más ganador después de 1959) no haya tenido más oportunidades de expresar sus criterios. Hubiera sido interesante escuchar sus análisis sobre lo ocurrido en el III Clásico, más allá de las anécdotas de Víctor sobre el manejo del pitcheo en las últimas dos entradas de ese inolvidable revés ante Holanda.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido

5 comentarios sobre “Víctor Mesa para rato

  • el 3 mayo, 2013 a las 6:12 pm
    Permalink

    Víctor en cada acción que hace confirma que no es el manager que necesita el Cuba. Mucho menos por 4 años. Es bueno que un manager, que no Víctor, tenga la oportunidad de hacer un proyecto pero para hacer ese proyecto no debe dirigir en la nacional que además debe cambiar luego de esta desastrosa estructura. Creo que desde Higinio hacia abajo deben ser removidos de sus puestos muchas personas por otra con una mentalidad fresca. Mientras esto no ocurra seguiremos igual.

    • el 4 mayo, 2013 a las 1:04 pm
      Permalink

      Saludos Yudy! En cualquier lugar del mundo cuando un equipo no obtiene buenos resultados las máximas autoridades deportivas piden “cuentas” y, por lo general, se producen cambios en la esfera directiva. Mi gran preocupación es si los que ocupen, en un futuro lejano o cercano (eso parece ahora impredecible) la “conducción de la pelota cubana” llegarán con esa mentalidad fresca que piden a gritos los peloteros y fanáticos. Sobre Víctor…realmente he quedado decepcionado por sus posiciones; pero al menos parece sincero, sin pelos en la lengua, en un contexto donde el “silencio para no buscarme problemas” abunda..¿qué decir de otros directivos? ¿por qué no abordan los temas neurálgicos y se quedan por las ramas? ¿qué pasó con la inserción en la liga profesional de Taipéi? ¿qué hacer para frenar la salida constante de peloteros? ¿cuánto más hay que esperar? Ojalá debatiéramos sobre eso compadre, abiertamente, sin dobles discursos…

  • el 3 mayo, 2013 a las 8:40 pm
    Permalink

    Miguel Ernesto,
    lo de anoche en la tv fue un show mal montado. Se suponía que era el gran momento de tocar fondo en algunos de los principales problemas y oportunidades de nuestro beisbol, por lo menos eso era lo que presagiaba un staff de lujo que incluía al director de la selección nacional nombrado para los próximos cuatro años, pero “el guión de la obra” recorrió caminos más grotescos, haciéndose evidente lo súper cuadrado que estaba todo previamente.
    Luego de anunciar públicamente la designación de Víctor, cuestión que era lo más importante para ellos (algo así como: “no molesten más con el temita, que el hombre se queda y por cuatro años”), un Rodolfo lamentable ayudó mucho a la falta de rigor que siguió. Realmente no concuerdo contigo en que “puso en 3 y 2” a Víctor´, al contrario, la forma sumisa en que abordó el tema dejó mucho que desear porque además lo hizo justificando de antemano la falta de respeto con frases al estilo de “yo sé que cualquiera se altera en un momento dado, etc, etc”. Todo estaba cocinado de antemano.
    Pero si Rodolfo estuvo desastroso, ni hablar de Higinio, es muy difícil encontrar a alguien que esté más cerca de la definición de mediocridad, sobre todo en la acepción del término que vincula falta de talento y de carácter simultáneamente. Fue realmente bochornoso el simulacro de disculpa pública que hizo Víctor respecto a lo sucedido en el primer juego del Latino, porque luego de reiterar sus disculpas minimizó el asunto diciendo que lo que le había dicho al árbitro era “un loquito a 20 metros, nada del otro mundo”. Increíble que semejante falta de respeto pueda ser cometida en las narices del comisionado nacional y ante las cámaras de la tv.
    Muy de acuerdo contigo en que no tenía que hacer pública su conversación con Lourdes sobre Yulieski, ni formar ese misterio con los otros tres que iban a dejar fuera. La explicación sobre Pestano y Michel, está bien, aunque al final fue un balbuceo y un para atrás y para alante que no dejó nada totalmente claro, pero, ¿para qué hablar a estas alturas de que otros tres iban a quedar fuera también?…es lo que te decía en un comentario a otro post: “Víctor está muy lejos de ser una persona capaz de ponderar las cosas en su justa medida”… es una persona con desequilibrios psíquicos evidentes y por eso actúa de esa manera tan contradictoria que para mí es lo que lo desacredita como manager del equipo nacional.
    Ahora bien, como mismo te digo una cosa te digo la otra (y estoy tratando de ver lo positivo de esta decisión), Víctor, por alguna razón que desconozco, actúa a todas luces por encima de la comisión nacional y eso puede tener también consecuencias positivas porque ha dejado claro que está a favor de cosas que implican desarrollo para nuestro beisbol, entre ellas, quizá la más importante, la eventual inclusión de algunos de nuestros peloteros en otras ligas. Jamás la mediocridad de Higinio y su temor a ser removido le permitirá proponer algo así a las instancias jerárquicas donde todos sabemos se definirá finalmente este asunto, algo me dice, sin embargo, que Víctor, o ya lo hizo, o lo hará y con muchas más probabilidades de ser escuchado con la atención que ese delicado tema requiere,
    saludos cmario.

    • el 9 mayo, 2013 a las 8:41 pm
      Permalink

      Saludos CMario y gracias por el comentario!! Realmente fue un mal show, desordenado, y que, al menos a mí, me dejó un mal sabor. Lo de en “3 y 2” lo puse porque el moderador tocó un tema que pensé que pasaría por alto e Higinio hizo mutis ante esto. Muy de acuerdo contigo en que la presencia de Víctor podría ayudar a romper, finalmente, la barrera que permitirá la inserción en diferentes ligas (tengo esperanzas con Japón) de los peloteros. Es un paso que me parece han demorado mucho y los resultados…saltan a la vista. En medio de tantos dobles discursos, posiciones y silencios oportunistas, aunque no esté de acuerdo con muchas de las cosas que diga y haga Víctor, sí aplaudo su sinceridad.

  • el 10 mayo, 2013 a las 2:42 pm
    Permalink

    Con Víctor Mesa al frente del beisbol cubano (lo digo así porque tengo la impresión de que está fuertemente apoyado por instancias superiores a la comisión nacional) entramos en una etapa de doble filo: por un lado tengo la esperanza de que logremos avances en temas que han sido tabú, como la inserción de peloteros en otras ligas o la trasmisión de los juegos de MLB en la tv cubana y por otro lado el beisbol puede quedar expuesto a un gobierno de prepotencia y desequilibrios, donde estarían fuera de opciones aquellos con los que Víctor no simpatice, tanto jugadores como entrenadores y donde los managers que no se sometan a ciertas indicaciones pueden entrar en conflicto y estoy pensando ahora mismo en Lázaro Vargas, que no creo vaya a plegarse como puedan hacer otros… estamos en un momento crucial y tengo mis dudas si la suma algebraica de los pro y los contra, termine resultando positiva. De todas formas ya la suerte está echada, así que hay que encomendarse a Dios…o a Víctor,
    saludos, carlos mario.

Comentarios cerrados.