2012: jaques entre reyes y reinas


¿Cuál fue el hecho más sobresaliente del ajedrez, en 2012? En un año donde se celebraron dos campeonatos mundiales, una Olimpiada, dos ediciones del Grand Prix, más otros fuertes eventos, la selección es realmente complicada. Entonces, quizás lo más oportuno sea repasar los principales hitos de los últimos doce meses y, luego, que cada cual arribe a sus propias conclusiones.

La gran sorpresa de 2012, sin dudas, fue la coronación de la ucraniana Anna Ushenina como decimocuarta reina del ajedrez. En el Campeonato mundial, efectuado en Khanty-Mansiysk, todos esperaban que la súper favorita, Hou Yifan, triunfara sin mayores dificultades; pero la china fue eliminada en la segunda ronda. Después, otras candidatas a la corona también quedaron en el camino y, finalmente, Ushenina y la búlgara Antoaneta Stefanova disputaron el título.

El match fue tenso e incluyó una espectacular victoria de Stefanova, en la última partida clásica, que forzó la celebración del desempate. En esta fase, prevaleció la ucraniana, una jugadora que ni siquiera aparece en la lista de las diez mejores del mundo, por el coeficiente ELO. En 2013, Ushenina y Yifan se enfrentarán en un match para determinar quién lucirá la corona en el próximo ciclo instituido por la Federación internacional (FIDE, por sus siglas en francés).

La noticia del año debió ser el triunfo del indio Viswanathan Anand, sobre el israelí Boris Gelfand, en el match por el título mundial, jugado en Moscú; pero este duelo fue tan opaco que no despertó mucho interés. En las 12 partidas clásicas hubo ¡10 tablas! Más tarde, en los encuentros rápidos, Anand cometió menos errores y retuvo el cetro.

Tal vez pocos consideren al indio entre los cinco mejores jugadores del momento; pero ha logrado defender en tres ocasiones su corona, en matches frente a Kramnik, Topalov y Gelfand. Estos triunfos, indiscutiblemente, lo ratifican como uno de los grandes ajedrecistas de todos los tiempos.

El principal evento por equipos del ajedrez, la Olimpiada mundial, se celebró en Turquía y su final fue espectacular. Durante la mayor parte del certamen, los chinos lideraron tanto la edición masculina, como la femenina; sin embargo, en la última fecha no supieron manejar la presión. Los hombres perdieron con Ucrania y esto le permitió a la selección de Armenia obtener un nuevo título olímpico; mientras, las chicas tampoco consiguieron los puntos necesarios y las rusas, en un impresionante repunte, pudieron sobrepasarlas por un mejor coeficiente de desempate.

Una de las noticias que más cobertura mediática recibió en el año fue el récord mundial en el ELO, impuesto por Magnus Carlsen. El prodigio noruego cerró su calendario competitivo de 2012 con un apabullante triunfo en el torneo Clásico de Londres, donde ganó cinco partidas y, con ellas, elevó su coeficiente hasta 2861 puntos, por lo que sobrepasó, en diez unidades, la anterior marca que estaba en poder de Garry Kasparov, desde 1999.

Otro momento inolvidable de 2012 fue el acuerdo logrado por la FIDE —y sus patrocinadores— con los principales jugadores, para organizar la estructura del próximo Ciclo de Candidatos. En lugar de matches, en 2013 se jugará un torneo, al que asistirán los miembros de la elite, encabezados por Carlsen. Convencer al noruego no fue fácil; pero el nuevo formato del certamen le resultó más atractivo al recordista y, con su presencia, la FIDE garantizó una mayor credibilidad a la disputa de la corona.

POR LOS TABLEROS CUBANOS

El ajedrez cubano tuvo varias historias interesantes en 2012. La más llamativa de todas fue la confirmación de que, por primera vez, dos jugadores comenzarán un año con un ELO superior a 2700. Leinier Domínguez, con altas y bajas en los múltiples eventos en los que intervino, terminó con 2722 puntos, con los que aparece ubicado en el lugar 25 del ranking mundial; mientras Lázaro Bruzón, aunque descendió notablemente su nivel en dos eventos consecutivos, pudo recuperarse y recibirá el 2013 con un coeficiente en vivo de 2706 puntos.

Las actuaciones de los dos equipos nacionales en la Olimpiada de Turquía fueron muy diferentes. Los hombres concluyeron bien y con siete triunfos, en los once matches desarrollados, finalizaron en una más que aceptable undécima posición. Las chicas no cumplieron los pronósticos. Repetir el cuarto puesto de la cita anterior, en 2010, parecía difícil; sin embargo, muchos esperábamos un desempeño más convincente, sobre todo frente a rivales inferiores. El lugar 19 no fue un buen resultado.

El campeonato nacional, organizado en Ciego de Ávila, mostró grandes cambios, en comparación con ediciones previas. La restructuración del formato permitió que Leinier y Bruzón participaran, sin que esto influyera en sus coeficientes. La decisión fue acertada y la discusión del título, entre los dos mejores ajedrecistas del país, contribuyó a darle más legitimidad al torneo. Domínguez venció en el match y conquistó su cuarta corona.

La competición femenina, celebrada en Holguín, estuvo llena de sorpresas. Las principales favoritas, Yaniet Marrero (campeona de 2011), Oleiny Linares (titular en 2010), Sulennis Piña y Lisandra Ordaz fueron eliminadas en la ronda clasificatoria. El título quedó en manos de la Maestra internacional holguinera Lisandra Llaudy quien derrotó en el match por la corona a la villaclareña Jennifer Pérez.

En el recorrido por los momentos más importantes del ajedrez en Cuba, en 2012, no puede faltar el torneo Memorial Capablanca, acogido nuevamente por el hotel Habana Riviera. El retorno al grupo Elite del ucraniano Vassily Ivanchuk fue la gran noticia y de seguro nadie se sorprendió cuando, por sexta ocasión, “Chucky” levantó el trofeo de campeón del evento ajedrecístico de más larga tradición en Latinoamérica.

Publicado en CubaSí

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido