Serie Mundial 2012: la noche mágica del Kung Fu Panda

Sandoval, cuarto bateador con 3 jonrones en un juego de Serie Mundial
Sandoval, cuarto bateador con 3 jonrones en un juego de Serie Mundial

Ni Pablo Sandoval, ni Justin Verlander olvidarán la noche del miércoles 24 de octubre de 2012; aunque por razones diferentes.  El venezolano entró en los libros de récords como el cuarto bateador que conecta tres cuadrangulares en un partido de Serie Mundial; mientras el que es considerado (y yo estoy de acuerdo con esto) el mejor lanzador de las Grandes Ligas perdió su tercer partido del Clásico de Otoño.

Quizás antes de que se hiciera el primer envío de la Serie Mundial 2012, en el AT&T Park de San Francisco, una de las principales interrogantes fuera si el largo descanso afectaría a los Tigres de Detroit quienes habían barrido a los Yankees de Nueva York, en la serie por el campeonato de la Liga Americana. Los Gigantes de San Francisco apenas tuvieron 24 horas de descanso, después de eliminar en siete desafíos a los Cardenales de San Luis.

Las dudas sobre la posible afectación del receso tuvieron una rápida respuesta. Verlander se presentó con poco control en sus envíos y Sandoval aprovechó una recta alta, de 95 millas, y colocó la pelota más allá de las cercas del jardín central. El abridor de los Gigantes, Barry Zito, también tuvo problemas con el control, al inicio; sin embargo, se las arregló para sacar los outs importantes; además, la defensa lo ayudó muchísimo, especialmente Blanco, el jardinero izquierdo quien realizó dos espectaculares jugadas, sobre batazos de Miguel Cabrera y Prince Fielder.

Verlander lució mal en el tercer capítulo, cuando, con dos outs, soportó cuatro imparables consecutivos, entre ellos el segundo cuadrangular del Kung Fu Panda, este por el izquierdo. Parece que el veloz derecho no entendió el consejo del entrenador de pitcheo de los Tigres…Ahí quedó decidido el partido. No obstante, continuó el castigo contra Verlander y hasta Zito disparó un jit impulsor. Solo después de 98 pitcheos, Jim Leyland decidió extraer del montículo a su estrella.

Cuando se acercó a la caja de bateo, para su tercer turno al bate, el estadio se puso de pie para ovacionar a Sandoval (¿alguien recordaba en  ese momento que Bruce Bochy lo dejó fuera del róster para la Serie Mundial 2010?) y el venezolano “cazó” un lanzamiento bajo del relevista Alburquerque y la pelota desapareció por el jardín central. Solo tres jugadores en la historia de las 108 ediciones de la Serie Mundial habían logrado la hazaña de disparar tres vuelacercas: Babe Ruth (dos veces), Reggie Jackson (1977) y Albert Pujols, ante los Rangers de Texas, el año pasado.

“Fue algo inolvidable para mí, para mi familia y las personas que están a mi alrededor”, dijo un emocionado Sandoval. Tanto él como los Gigantes tienen muchos motivos para celebrar: comenzaron delante en la Serie Mundial, derrotaron a Verlander y demostraron que, aunque en la temporada regular fueron los que menos cuadrangulares conectaron, en el momento preciso, con presión, tambén hacen sentir sus bates.

Vea además:
Box score del partido Gigantes 8-3 Tigres

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido