MLB playoff: los campeones siguen con vida


El mejor equipo defensivo de la Liga Nacional, en la temporada 2012, volvió a demostrar que en los playoff “olvida” las mejores cosas que hizo en la campaña regular. Los Bravos de Atlanta ganaron seis partidos más que los Cardenales de San Luis; pero en el momento de la verdad, en el desafío de “vida o muerte”, los campeones de 2011 lucieron nuevamente como la selección que dejó boquiabiertos a los Rangers, en la Serie Mundial.

El resultado lo conocen todos: los Pájaros Rojos se apoyaron en una oportuna ofensiva y en los ¡tres errores! de los Bravos para triunfar por 6 carreras a 3 y avanzar hacia el playoff divisional, contra los Nacionales de Washington; mientras los Bravos (no importa cómo se apellide el manager, si Cox o González) pasarán los siguientes meses tratando de entender qué falló esta vez.

En otro post ya había adelantado a mi favorito y el terreno confirmó el pronóstico. Los Cardenales jugaban como visitantes y enfrentaban a un lanzador que había brillado en la campaña regular; pero la “suerte” de los campeones les sonrió. Comenzaron debajo 2 por 0, por el jonrón de Ross y parecía que el abridor Lohse no aguantaría mucho tiempo; sin embargo, en el cuarto inning, el doble de Craig fue el batazo clave para que San Luis tomara el control del desafío, 3 por 2. Luego vino el jonrón de Matt Holiday y lo peor para Atlanta ocurrió en el séptimo, cuando los errores de Uggla y Simmons provocaron tres anotaciones sucias.

Los Bravos no se dieron por vencidos y amenazaron en el séptimo. Entonces vino una jugada que se recordará por un largo tiempo: el “infield fly” que “fue o no fue”. Los fanáticos de Atlanta culparon al árbitro por la decisión y el césped del estadio Turner Field quedó cubierto por cuanta basura tuvieron a mano los espectadores. Esto, en otro momento, hubiera significado un forfeit inmediato, tal y como establecen las reglas del béisbol; pero era un juego de playoff…así que los árbitros optaron por salir y el juego quedó interrumpido nada menos que durante ¡20 minutos! Increíble.

El cuerpo de relevistas de San Luis preservó—no sin susto— la ventaja de tres carreras y así terminó la temporada de Atlanta. Fue un triste final para la carrera de 19 años de Chipper Jones, un pelotero que parece tener un lugar seguro en el Salón de la Fama.

La nueva estructura de los playoff de Grandes Ligas no me convence. Me parece injusto que Atlanta, con sus 94 victorias, regrese a casa después de perder un único partido. ¿Por qué no una serie, al mejor de tres? ¿Por qué no volver al exitoso formato que rigió entre 1995 y 2011? ¿Los dos juegos de playoff, entre wild-card, mejorarán tanto la economía de las Mayores?

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido