La magia del voleibol cubano


El director técnico de la selección cubana de voleibol, Orlando Samuells, debe tener algo de “mago” y una paciencia extraordinaria. Si Eugenio George fue valorado como el “mejor director del siglo XX”, por su brillante conducción de varias generaciones de “las Morenas del Caribe”, pues creo que Samuells ha sido, por mucho, el entrenador más completo entre los hombres.

Escribo lo de “mago”, porque es muy difícil dirigir cada año a un “equipo nuevo” y mantenerlo en la elite mundial. Las nóminas de las selecciones masculinas cubanas han tenido diversas alineaciones, en la última década, a partir de las salidas, no solo de los mejores jugadores, sino también de parte de la reserva. La lista de atletas que ya no juegan en Cuba sería extensa, desde la base del plantel que ganó la Liga Mundial de 1998, hasta la partida de Robertlandy Simón, el capitán del equipo que obtuvo la medalla de plata en el Mundial de 2010.

Construir a un equipo competitivo no es nada fácil, en ningún deporte y mucho más en el voleibol, una especialidad que ha tenido un enorme desarrollo en varias partes del mundo. Los mejores voleibolistas juegan en fortísimas ligas profesionales, como las de Rusia, Italia y en algún momento la de Brasil. Hubo un tiempo en que se permitió la inserción de atletas cubanos y creo que la experiencia fue interesante; pero muy corta.

La versión 2012 del equipo nacional masculino de voleibol tenía como principal objetivo clasificar a los Juegos Olímpicos de Londres. No pocos pensábamos que esto se podría lograr, incluso sin grandes complicaciones, porque había dos opciones: el torneo NORCECA y luego el preolímpico; sin embargo, en ambos certámenes el equipo perdió el juego decisivo y nuevamente estará ausente de la cita estival. Pésima noticia.

Luego estaba la Liga Mundial. Cuba quedó incluida en un grupo de altísimo nivel, con Rusia (campeona de la edición 2011) y Serbia. Las posibilidades de llegar a la final parecían ser muy escasas. El terreno ha demostrado lo contrario y después de tres semanas, la selección aparece en la primera posición, con un rendimiento extraordinario: 8 triunfos y un solo revés, con 23 puntos. De seguro nadie pensó que los cubanos pudieran derrotar en tres ocasiones consecutivas a los rusos; pero lo han hecho y de forma muy convincente. Además, a diferencia de los otros 15 planteles que intervienen en la Liga Mundial 2012, Cuba es el único que no ha podido disputar ni un solo partido como local, porque el Coliseo de la Ciudad Deportiva, en La Habana, no cumple con las exigencias de la FIVB.

Entonces, la “magia” de Orlando Samuells y la de su colectivo técnico merece el aplauso; también por la paciencia, porque duele trabajar con tanta fuerza y ver cómo, con decisiones que trascienden a Samuells y sus compañeros, todo ese esfuerzo se pierde…en muy poco tiempo.

Así marcha la Liga Mundial, cuando solo queda un fin semana:

Grupo A

J G P SF SC PTS

.1. Cuba 9 8 1 25 10 23

.2. Serbia 9 5 4 20 18 15

.3. Rusia 9 5 4 20 18 13

.4. Japón 9 0 9 8 27 3

Grupo C

J G P SF SC PTS

.1. Estados Unidos 9 7 2 22 11 20

.2. Francia 9 6 3 20 15 17

.3. Italia 9 4 5 16 20 11

.4. Corea del Sur 9 1 8 14 26 6

Grupo D

J G P SF SC PTS

.1. Alemania 9 7 2 24 8 22

.2. Bulgaria 9 6 3 20 25 16

.3. Argentina 9 5 4 17 15 16

.4. Portugal 9 0 9 4 27 0

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido

Un comentario sobre “La magia del voleibol cubano

  • el 26 diciembre, 2012 a las 7:45 pm
    Permalink

    Habia un jugador que no era muy alto pero tenia un poder de salto terrible..lo vi en videos recientemente..se llama. Diego Lapera…esta todavia ligado al Volley ball ??

Comentarios cerrados.