Un anodino match por el título mundial de ajedrez

No recuerdo un match por el título mundial de ajedrez que haya despertado tan poca atención como el que celebran Viswanathan Anand y Boris Gelfand, en Moscú. Para todos está claro que ninguno de estos jugadores es el mejor del mundo; pero uno (Vichy) es el actual monarca y el otro (Gelfand) ganó—todavía no entiendo cómo—el match de candidatos en 2011.

En las seis primeras partidas hay poco que se pueda reseñar. Todas concluyeron en tablas y ninguna sobrepasó los 40 movimientos. Esto, por supuesto, no significa “falta de lucha”; pero me resulta difícil entender que los encuentros hayan concluido en tan poco tiempo. Algunos dirán que esto se debe a que la preparación previa de ambos fue muy fuerte; sin embargo, a mí me parece que no han querido arriesgarse. Creo que en la primera parte del match ni Anand ni Gelfand estuvieron cerca de lograr una victoria.

Ya sabemos que Kasparov no simpatiza con nada que tenga que ver con la FIDE; pero al menos esta vez el Ogro de Bakú parece tener razón cuando dice que Anand viene en descenso desde 2008, que le faltaba motivación y que las tablas habían sido por causa de Vishy; mientras que la estrategia de Gelfand era mantener el match nivelado la mayor cantidad de tiempo posible, ya que “Anand no es el jugador más estable psicológicamente”.

Con el marcador igualado a 3 puntos, el israelí ya cumplió uno de sus objetivos. Queda por ver ahora si Vishy “recuerda” que es el titular mundial y se muestra más incisivo.

Vea además:
Descargar las partidas del match [en .pgn]

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido