La humillación de las Avispas santiagueras

Los santiagueros fallaron a la hora buena, ante el rival más débil de la Serie Nacional
Los santiagueros fallaron a la hora buena, ante el rival más débil de la Serie Nacional

Parecía que el “milagro” podría completarse. Después de jugar casi la mitad de la 51 Serie Nacional de béisbol sin tres de sus estrellas, el equipo de Santiago de Cuba estaba muy cerca de regresar a los playoff.

Las llamadas “Avispas”—alguna vez también fueron considerados como “Aplanadoras”—solo necesitaban dos triunfos ante la peor selección de la Serie: Mayabeque. De seguro casi todos esperábamos que, en su estadio “Guillermón Moncada”, los santiagueros obtuvieran las victorias y avanzaran a la postemporada, para enfrentar allí a Villa Clara; pero sucedió lo impensable.

Ante la mirada atónita, incrédula, decepcionada, de la fanaticada oriental, las Avispas bajaron las alas y cayeron en dos ocasiones. ¿Dónde quedó la garra oriental? Todo salió mal para la selección dirigida por Alcides Sánchez que, realmente, nunca pareció un líder desde el banco. Extraño los tiempos de Antonio Pacheco, porque los jugadores lo seguían y aunque su período como director quizás no terminó de la mejor manera, lo cierto es que obtuvo brillantes resultados.

Los santiagueros sintieron las ausencias por serias lesiones de Héctor Olivera, Reutilio Hurtado y Luis Miguel Navas; además, otros peloteros siguieron jugando con dolencias, solo por su amor a la camiseta y por eso duelen más los dos inesperados reveses. No puedo imaginar una despedida más triste para atletas como Rolando Meriño, líder de todos los tiempos en dobles conectados, o para Pedro Poll quien formó parte de la “Aplanadora” y luego se mantuvo, en las buenas y malas, con el equipo.

Creo que los santiagueros deben buscar los culpables de la segunda ausencia consecutiva de los playoff hacia lo interno y no solo del equipo. ¿Por qué su cuerpo de lanzadores lució tan mal? ¿Dónde está el trabajo con los talentos? Ahora mencionan a los jugadores que ya no están (Adeiny, Mustelier, Roibal y otros); pero eso le ha sucedido a casi todos los grandes equipos del país y allí están ellos, listos para jugar la postemporada; mientras las “Avispas” tendrán por delante varios meses para tratar de descifrar “qué salió mal”.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido