Víctor Mesa se aleja del Clásico Mundial 2013


No pocos pensábamos que Víctor Mesa era el director ideal para la selección nacional cubana de béisbol que participará, en marzo de 2013, en la tercera edición del Clásico Mundial.

El polémico número 32 ha defendido durante mucho tiempo la idea de una mayor independencia del manager, ha aplicado conceptos modernos en la utilización del pitcheo y sus más de 20 años de experiencia como jugador activo funcionan como un elemento de mucho peso a la hora de decidir una u otra jugada.

Además, a diferencia de otros que prefieren callar, Víctor ha tenido el tino de criticar los múltiples errores cometidos en el béisbol cubano. A pesar de sus buenos resultados desde el banco, Víctor nunca ha recibido la responsabilidad de comandar al equipo nacional. Ese puesto parece destinado a los que logran ganar el título en la Serie Nacional y como Mesa no pudo obtener una corona en sus ocho años al frente de Villa Clara, pues ha sido scout, asesor, entrenador; pero jamás confiaron en él para guiar a la selección.

Después de la excelente actuación de Matanzas, en la 51 Serie Nacional, pensé que las cosas podrían cambiar. Víctor era el hombre indicado para el tercer Clásico y aparecía en mi lista de candidatos, por encima de otro gran conocedor del béisbol, Jorge Fuentes. Entonces sucedió un hecho lamentable que tiene en ascuas a todos los seguidores de la pelota cubana: Víctor agredió a un árbitro.

No conozco las interioridades y a través de una brevísima nota en un periódico  es imposible recibir todos los detalles; pero el hecho, tristemente, ocurrió: Víctor protestó una jugada en primera base al árbitro Omar Peralta Cárdenas quien lo expulsó del juego y recibió, como respuesta, un puñado de tierra. No comprendo cómo Víctor perdió la cabeza de esa manera. Con tantos años de experiencia, con tantas discusiones en las que se ha visto involucrado, creo que nunca antes había llegado a ese extremo.

Vendrá una sanción y ojalá no lo tomen como “elemento ejemplarizante”. Al menos una cosa sí me queda clara: Víctor Mesa se ha vuelto alejar, quizás definitivamente, del Clásico Mundial 2013. ¿Quién será el director? ¿Volverá Higinio Vélez?

ACTUALIZACIÓN (lunes 26, 9:30 pm): La sanción de Víctor será solo de 5 juegos. Esta es la “nota oficial” de la Dirección nacional. Me alegra que sean tan pocos desafíos; aunque de cualquier manera la imagen del director ha sufrido y no poco.

EL CLÁSICO Y SUS TORNEOS ELIMINATORIOS
Finalmente quedaron conformados los grupos de donde saldrán los cuatro equipos que se unirán a los 12 que ya tienen una invitación para el Clásico 2013. MLB y la IBAF aclararon que las selecciones quedaron ubicadas a partir de su “posición geográfica” y no es difícil identificar quiénes podrían ser los clasificados.

Por ejemplo, entre el 20 y el 24 de septiembre, en Regensburg, Alemania, competirán Canadá, República Checa, Alemania y Gran Bretaña. Aquí los favoritos son los canadienses; aunque no creo que puedan utilizar a sus jugadores en las Mayores (quizás ni siquiera de AAA), por la fecha de ese clasificatorio.

Los otros tres grupos entrarán en acción en noviembre. En Júpiter, Florida, se encontrarán Francia, Israel, Sudáfrica y España. Aquí me inclino por los sudafricanos; sin embargo, al ser la agrupación de menor calidad también es la más impredecible.

En Taipéi de China jugarán los locales, Nueva Zelanda, Filipinas y Tailandia. Voto con las dos manos por los de Taipéi, pues aunque dejaron una mala imagen en las dos versiones anteriores del Clásico, lucen muy superiores a sus rivales.

Por último, Brasil, Colombia, Nicaragua y Panamá se enfrentarán en el Istmo y los panameños son mis favoritos. De acuerdo con las declaraciones de Antonio Castro, vicepresidente de la IBAF, Cuba podría solicitar su participación, como invitada, a este grupo. La presencia de los cubanos sería un atractivo económico para el certamen; pero dudo que los otros países aprueben esa invitación.

Vea además:
“Soy invencible mentalmente”, dice Víctor Mesa

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido