El Coliseo vuelve a despedirse de la Liga Mundial

“Todavía no se ha concluido el trabajo de climatización en el Coliseo de la Ciudad Deportiva”. Con esta triste frase finalmente se concretó lo que muchos temíamos: nuevamente el equipo cubano de voleibol no podrá jugar ante su público durante la XXIII Liga Mundial que comenzará en mayo.

La noticia la dio a conocer Eugenio George, presidente de la Federación cubana de voleibol y quizás para calmar los ánimos aclaró que, como Cuba jugaría ahora en Santo Domingo—en la misma instalación donde se desarrolló el voleibol de los Panamericanos de 2003—, eso sería una condición menos desfavorable que la vivida en la versión anterior de la Liga, cuando la selección nacional efectuó sus 12 partidos siempre con la afición en contra.

Tiene razón en este punto el veterano entrenador, una de las personalidades que más admiro del deporte cubano; pero no me consuelo con esas explicaciones. Un rápido vistazo al calendario de competencias atléticas en Cuba es suficiente para comprender cuánto ha disminuido el presupuesto ofrecido para la celebración de campeonatos nacionales (incluso del béisbol que ahora tiene a 17 equipos, en lugar de 16, en la Serie Nacional); sin embargo, en medio de tantas carencias, restricciones, cancelaciones, pues me parece que el voleibol merece un mayor esfuerzo.

La explicación es sencilla: un buen resultado en la Liga Mundial se traduce en muchísimo dinero. No sé exactamente cuánto aportó el equipo en la versión anterior, donde logró incluirse en la final de ocho; pero sí me parece que, aunque sea costoso reparar el aire acondicionado central de la Ciudad Deportiva, vale y mucho la pena invertir en una instalación considerada la segunda que más público ha acogido en la historia de más de dos décadas de la Liga.

Por tanto, ya sabemos que no podremos presenciar la nueva estructura de la Liga que me parece más atractiva, porque cada uno de los integrantes de los grupos organizará seis partidos durante tres días. Esto nos hubiera posibilitado presenciar, en directo, las actuaciones de selecciones tan completas como Rusia, Serbia y Japón. Ahora solo nos quedará observar, nuevamente, los partidos por televisión. Lástima.

Preselección cubana, dirigida por Orlando Samuels:
Wilfredo León (capitán), Henry Bell, Keibel Gutiérrez, Osmani Camejo, Rolando Cepeda, Fernando Hernández, Isbel Mesa y Yoandri Díaz, Lázaro Fundora, Leandro Macías, David Fiel, Yordan Bisset, Daniel Albo, Liam Sem Estrada, Gustavo Leyva, Yasser Perdomo, Yonder García, Danger Quintana, Inober Romero y Osmany Uriarte

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido