Leinier casi llega al final simultáneo en San Sebastián

Los últimos meses han sido, además de intensos, muy interesantes para la carrera del Gran Maestro cubano Leinier Domínguez. La noticia más importante fue su nuevo récord nacional del ELO, con 2730 puntos, gracias a la impresionante actuación en el torneo de clubes de primer nivel en España; pero después de esas partidas de “ajedrez clásico”, es decir, con tiempo normal en el reloj, Leinier jugó dos torneos “extraños”.

El 2011 fue el año de las “primeras ocasiones” para Leinier (nunca antes había visitado Estados Unidos ni China) y en territorio asiático, aunque no estuvo bien, sin dudas fue una experiencia interesante su participación en los Juegos mundiales de la mente. Allí tuvo que jugar ajedrez rápido (20 minutos), luego blitz (a 5) y, por último, “a la ciega” que en realidad ya no lo es tanto, porque los rivales se sientan ante una portátil en el que observan un tablero vacío.

Sus resultados no fueron buenos, especialmente en el blitz y a la ciega; sin embargo, nada de esto importó para el ranking mundial. Entonces, para continuar con las “rarezas”, Leinier fue invitado al Festival de ajedrez de Donostia, en San Sebastián, España.

Este certamen clasifica como uno de los más raros en el mundo, porque los dos ajedrecistas se enfrentan, de forma simultánea, en dos partidas. En una conducen las blancas, en otra las negras. La idea de ese tipo de competición fue de David Bronstein quien consideró que era una manera más justa de decidir un match, porque no “había ventaja del color de las piezas”. Por supuesto, nada de esto tampoco cuenta para el ranking; aunque sí se otorgan premios en metálico y eso explica la presencia en la ciudad española de figuras reconocidas, con más de 2700 puntos de ELO, como Vugar Gashimov, Shakhriyar Mamedyarov, Alexander Moiseenko, Etienne Bacrot, Arkadij Naiditsch y Leinier.

El cubano comenzó muy bien en San Sebastián, porque dominó por 2-0 a Siu Hung Tung; luego fue superior a la búlgara Antoaneta Stefanova, por 1,5 a 0,5. En octavos de final tuvo de rival al francés Laurent Fressinet y ese match se extendió a las partidas rápidas (¡también simultáneas!), en las que Leinier fue mejor y terminó con un triunfo por 3 a 1.

Después, en cuartos de final, chocó contra un viejo conocido, el peruano Julio E. Granda quien protagonizó la gran sorpresa del evento al eliminar al favorito Mamedyarov. Las dos partidas clásicas concluyeron igualadas; pero en las rápidas Leinier volvió a sonreír.

La buena suerte del cubano concluyó en la semifinal, porque luego de entablar el primer duelo con Andrei Volokitin, cedió en el segundo, en 63 movimientos y finalmente quedó eliminado. Esa fue su única derrota.

Aunque no llegó a la final, la presencia de Leinier en este Festival fue positiva, pues se mantuvo activo y jugó ante ajedrecistas de nivel. Esperemos que lleguen más invitaciones, esta vez a torneos “más serios”. Por lo pronto, los que seguimos el ajedrez cubano nos centraremos en Lázaro Bruzón quien intentará ganar el grupo B del Tata Steel Tournament, en Wijk aan Zee, para así obtener un boleto al grupo principal de 2013.

Vea además:
Descargue partidas del Festival de ajedrez de Donostia [en .pgn]

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido