Argentina decepciona en debut de Copa América

Todos esperábamos muchos goles, que Lionel Messi se luciera, que Carlos Tévez dejara atrás a no pocos bolivianos y que Di María arrasara por la banda; pero todo eso quedó en las decenas de cuartillas que escribimos no pocos periodistas, confiados en que esta vez la albiceleste mostraría, en un torneo importante, el buen fútbol que lograron desplegar en algunos partidos amistosos.

Solo una genialidad de Serio “Kun” Agüero salvó a Argentina de sufrir la enorme humillación de comenzar con una derrota su aventura en la Copa América 2011. ¿Qué dirían los acérrimos críticos de Diego Armando Maradona si el mítico 10 siguiera en el banco? De seguro la emprenderían con él, pero no con Sergio Batista. No, a él parece que le perdonan todo, incluso que los argentinos no jugaran a nada, que la Messi-dependencia fuera tan evidente que los bolivianos sabían, con mucho tiempo de anticipación, lo que tenían que hacer. En fin, es cierto que el primer gol fue por un error garrafal de Banega y que los locales dominaron casi todo el tiempo el balón; sin embargo, poco pudieron hacer los delanteros…hasta que entró el Kun.

Batista esperó demasiado para colocar en el terreno al explosivo jugador que todavía no sabe para cuál club europeo jugará la próxima temporada (el que le pague más al Atlético de Madrid, para comprar el traspaso), pero sobre el terreno creó, en menos de diez minutos, dos situaciones de gol y la última, finalmente, perforó las redes bolivianas.

El punto obtenido en La Plata vale oro en las aspiraciones de Bolivia para intentar avanzar a la siguiente fase, quizás como uno de los mejores terceros lugares; mientras Argentina…qué decir…los chiflidos que recibieron los jugadores al abandonar el césped ilustran cuán grande es la decepción del público…y aunque a ellos no les interese, a miles de kilómetros de allí, todavía algo alterado por el resultado final del encuentro, también les envío un chiflido.

Vea además:
Resultados y posiciones de la Copa América 2011

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido