Italia 3 Cuba 0: no existen milagros en la Liga Mundial de voleibol

El bloqueo cubano nuevamente estuvo ausente ante Italia El inicio fue prometedor…el final confirmó una triste realidad: no existen “milagros” en la Liga Mundial de voleibol y en la batalla de dos equipos renovados, Italia sacó la mejor parte y barrió a Cuba por un contundente 3 a 0, gracias al talento de su capitán Cristian Savani, quien anotó 14 puntos y a los 27 errores que cometieron los cubanos.

Durante los primeros minutos del primer set Cuba lució bien y llegó al tiempo técnico con ventaja de 8 a 5. A partir de allí los locales despertaron y no hubo más posibilidades para los cubanos hasta el tercer set. Los triunfos por 25 a 19 y 25-21 auguraban un paseo en el parcial de la despedida; sin embargo, sorpresivamente los visitantes llegaron a tener una ventaja de 20 a 18. Eso hubiera sido suficiente para garantizar un cuarto set; pero los italianos tenían una idea diferente y una reacción les permitió ganar el set por 27 a 25.

Una vez más el veterano Henry Bell volvió a ser la figura principal, con 15 puntos, 13 de ellos en al ataque y uno en el servicio; mientras el capitán Wilfredo León volvió a quedar muy lejos de las expectativas y apenas llevó a la pizarra 8 puntos. En general el trabajo del equipo fue pobre, pues solo lograron 2 bloqueos (aquí se siente con más fuerza la falta de Robertlandy Simón) y cometieron la alarmante cifra de 27 errores. De esa manera es muy difícil ganar, ni siquiera a un equipo con muchas figuras jóvenes; pero que juegan en la competitiva liga local, así que aunque no acumulen una gran cantidad de partidos internacionales, los italianos saben muy bien qué hacer sobre una cancha de voleibol.

Para Cuba este fue su segundo revés por barrida. Ahora la selección tendrá dos días para descansar y el domingo 5, ahora en Andria, intentarán al menos dejar una mejor imagen.

Vea además:
Estadísticas de Cuba en la derrota 0-3 ante Italia
Calendario Liga Mundial voleibol

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido